La Paz. El secretario ejecutivo de la Confederación de Gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa, denunció que el gobierno aún no autorizó la importación convenida de 25 mil toneladas (t) de azúcar que serían vendidas en el mercado interno a un precio de hasta Bs$6,5 (US$0,90) el kilo, a tiempo de indicar que el acuerdo suscrito con el Ejecutivo se efectuó hace 16 días.

“Tenemos en frontera 25 mil toneladas provenientes de Arica (Chile) y de Campo Grande (Brasil) que estamos calculando vender, con cierto nivel de ganancia, entre Bs 6 (US$0,83) y 6,50 (US$0,90) el kilo. Sin embargo, hasta el momento, la ministra de Desarrollo Productivo (Teresa Morales) no nos da la orden (de importación)”, afirmó.

El medio boliviano La Razón intentó contactarse con la unidad de comunicación del ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPyEP) para efectuar la respectiva consulta, pero la responsable de esa dependencia no respondió a su teléfono celular.

El acuerdo firmado con las autoridades de gobierno establece la internación de 75 mil toneladas de azúcar. “Las primeras 25 mil toneladas ya están en frontera y el convenio no se cumple”, aseguró Figueroa. “Le damos un plazo prudencial al gobierno de una semana para que nos entregue la autorización”, advirtió. Caso contrario, agregó, el sector iniciará las respectivas medidas de presión.

La adquisición del producto se gestionó a través de empresas nacionales y con el apoyo de organizaciones sociales, sostuvo. La importación con 0% de arancel, dijo, “no se cumple porque el Control Operativo Aduanero (COA) y las Fuerzas Armadas decomisan la mercadería, la cual es comercializada por Insumos Bolivia”.

Por su parte, según la agencia de noticias ANF, la ministra Morales expresó su confianza en que la rebaja en el precio del azúcar se materialice a partir de la cosecha de caña que se realizará en abril (en el caso de Santa Cruz) y mayo (en Tarija).

“No es posible fijar una fecha para el abastecimiento de los mercados, porque se debe negociar con las maestras mayores un compromiso para que los vendedores no acaparen ni oculten el azúcar”, manifestó.