De las 350.000 toneladas de cloruro de potasio que se producirán al año en la Planta Industrial de Sales de Potasio, más del 90% será comercializado en el mercado externo. La planta, emplazada en el Salar de Uyuni, Potosí, a un costo de $us 178 millones, será inaugurada a fines de agosto.

La planta “se inaugura a fines de agosto. Estamos haciendo todas las actividades para poder garantizar y poder iniciar su inauguración. Tiene una capacidad plena de 350.000 toneladas año, (cantidad) que la vamos a ir alcanzando paulatinamente una vez que arranque su producción”, informó a La Razón Juan Carlos Montenegro, gerente ejecutivo de la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB).

En octubre de 2010, el Gobierno presentó la Estrategia Nacional de Industrialización de los Recursos Evaporíticos de Bolivia, la cual establece que sea el Estado que desarrolle con sus propios medios la explotación de los recursos del Salar de Uyuni hasta la industrialización del carbonato de litio. Esta planta forma parte del plan estratégico. Al momento se encuentra operando la Planta Piloto de Cloruro de Potasio.

“En este momento el consumo de este fertilizante en Bolivia es mínimo (y) la planta piloto abastece el mercado. Entonces, (con la nueva planta), más del 90% irá a la exportación. El beneficio para el país es en divisas, en impuestos, en regalías, en trabajo, en investigación, en trabajos conexos”, dijo el 20 de julio a Radio Patria Nueva el viceministro de Altas Tecnologías Energéticas, Luis Alberto Echazú.

En julio de 2015, el Gobierno y la empresa china CAMC Engineering Co. Ltd. suscribieron un contrato para la construcción, montaje y puesta en marcha de esta planta industrial, ubicada en el municipio de Uyuni, Potosí.  Según una nota de ABI de esa fecha, la planta se iba a construir en una superficie de 2.500 metros cuadrados.

“Con quienes estamos, digamos en un mayor avance de tratativas para la firma de un contrato, son con algunas empresas brasileñas que demandan de este fertilizante. Hay ofertas para el mercado asiático (China, Japón), pero estamos evaluando, el costo del transporte a ese mercado de Asia es realmente mayor que el transporte hacia  Brasil. Estamos en eso”, explicó Juan Carlos Montenegro sobre los potenciales mercados para el fertilizante.