Bolivia industrializará con sus propios medios el litio y otros recursos evaporíticos. Únicamente aceptará socios para la provisión de la tecnología necesaria en la fabricación de baterías. La estrategia del gobierno contempla una inversión total de US$902 millones en los próximos cuatro años.

Así lo informó este jueves el presidente Evo Morales, quien presentó la Estrategia Nacional de Industrialización de los Recursos Evaporíticos de Bolivia. Lo hizo asegurando que el país posee 100 millones de toneladas métricas de litio, “al menos el 70% de las reservas mundiales” de ese mineral liviano.

Desde hace dos años, empresas extranjeras como la francesa Bolloré, las firmas japonesas Sumitomo y Mitsubishi y la estatal coreana Kores expresaron su interés por participar en la industrialización del litio boliviano, contenido en mayor proporción en el salar de Uyuni, ubicado en Potosí.

“Hasta ahora, todas las empresas quieren invertir sólo para comprarnos carbonato de litio”, aseguró Morales. Ese interés, afirmó, buscaba que la industria de baterías de litio se instale fuera del país. “Necesitamos socios para que la industria de baterías de litio sea en Bolivia, ésa es la nueva propuesta”, subrayó el Mandatario.

Para el experto en litio Juan Carlos Zuleta, con esa decisión Bolivia “corre el riesgo de perder el mercado. El mundo es muy dinámico y día a día aparecen nuevos sustitutos para el litio”. Puso el ejemplo de China, Taiwán, Corea, Singapur y Hong Kong, países que “han avanzado a partir de asociaciones estratégicas con empresas poseedoras de tecnología (...). Aquí queremos reinventar la rueda y eso va a tomar mucho tiempo, estamos eligiendo el camino más largo, una industrialización que podría quedarse simplemente en buenas intenciones”.

El presidente sostuvo que además de litio, Bolivia posee 2.000 millones de toneladas métricas (TM) de potasio. Al ser transformados, esos recursos se traducen en 530 millones de TM de carbonato de litio y 3.794 millones de TM de cloruro de potasio.

Sin embargo, señaló que con la tecnología actual sólo se puede recuperar o explotar de la salmuera el 35% del carbonato y el 75% del cloruro. Con esas cifras, detalló, el valor efectivo de ambos productos es de US$927.500 millones y US$910.560 millones, respectivamente. El cálculo se realizó en base al precio actual del carbonato de litio, de US$5.000 la TM y de US$3.200 para el cloruro de potasio.

Las reservas fueron certificadas únicamente por el gobierno boliviano, a través del Ministerio de Minería y a partir de las investigaciones científicas que se efectuaron, señaló Morales. Mencionó que Chile tiene 30 millones deTM de litio y que las reservas de Argentina ascienden a 2 millones. En el resto del mundo, complementó, existen 7 millones.

Estrategia. El gobierno pretende encarar la industrialización de sus recursos evaporíticos en tres fases. En la primera, que arrancará el 2011, se producirán 40 TM de carbonato de litio al mes y 1.000 TM de cloruro de potasio. La inversión para ello alcanza los US$17 millones y se prevén ventas anuales por US$6,2 millones.

En Uyuni ya se construye una planta piloto de carbonato. En ésta se de-sarrolló el proceso metalúrgico de obtención del carbonato, del cloruro de potasio y otros derivados. Los derechos de propiedad intelectual sobre todos los procesos están protegidos por ocho patentes tramitadas por la Corporación Minera de Bolivia.

En la segunda etapa, el componente de investigación apuntará a mejorar la recuperación de litio y potasio de la salmuera, reducir la huella ecológica, desarrollar el proceso de industrialización del boro magnesio y sulfato, y a desarrollar la tecnología para fabricar baterías. Iniciará entre el 2013 y 2014, y se producirán 30.000 TM de carbonato anuales y 700.000 TM de cloruro. La inversión será de US$485 millones y las ventas anuales generarán US$374 millones.

La última etapa, que comenzará el 2014, demandará US$400 millones de inversión para producir baterías de litio. Los ingresos por ventas sumarán US$350 millones. “En este tema sí va a ser importante tener socios”, dijo Morales, pero luego aclaró que sólo para la provisión de tecnología. “Podemos comprar tecnología, pero qué mejor (que) poner socios, no se trata de excluir a nadie”, sostuvo.

A decir del mandatario, el Estado boliviano está en condiciones de financiar el 100% de la inversión requerida en cada una de las fases. Según Morales, siendo que el consumo mundial de carbonato es al momento de100.000 TM por año, “nuestras reservas de litio alcanzan para abastecer al mundo durante 5.000 años”, hasta el año 7.010.