La Paz. El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) inició el estudio epidemiológico en el que se basará el pedido que realizará a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para obtener el reconocimiento del altiplano como “zona libre de fiebre aftosa sin vacunación.”

Así lo informó a través de un comunicado la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que indica que dicho organismo internacional destinó más de US$ 750.000 en Bolivia para avanzar en el proceso de control y erradicación de la enfermedad.

El objetivo del estudio que realiza el Senasag es para confirmar la ausencia de infecciones ocasionadas por el virus de la fiebre aftosa en 24 provincias y 56 municipios de La Paz, Potosí y Oruro, para lo que se analizará las muestras tomadas a 7.525 animales entre bovinos y ovinos.

Dicho territorio no registra casos de la enfermedad desde el año 2003, añade.