La Paz. Jindal Steel & Power espera mayor apoyo del gobierno de Bolivia para ejecutar el proyecto siderúrgico del Mutún y que no se pongan trabas a la provisión de gas para la generación de energía eléctrica, al tendido del ferrocarril hasta Puerto Suárez y a las obras en Puerto Busch.

"Hasta la fecha en que firmamos el acuerdo por el gas ¿cómo planeamos el resto de las cosas? cuando tenemos declaraciones conflictivas del ministro (de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez) que dice que no nos va a dar gas para la energía eléctrica. Nosotros necesitamos el gas para ejecutar el proyecto”, cuestionó su presidente, Naveen Jindal.

Especificó que en la India está trabajando un equipo grande de profesionales para que el proyecto del Mutún esté terminado a mediados de 2014 y empiece con la producción del acero, pero reiteró que necesitan el 100% del apoyo de las autoridades del Gobierno.

El vicepresidente de Jindal y presidente del directorio del proyecto en Bolivia, Vikrant Gujral, explicó que la empresa está dispuesta a ejecutar el tendido de la línea férrea desde el Mutún hasta Puerto Busch, además de la infraestructura en la zona. El financiamiento se realizará con recursos propios de la empresa india.

El 18 de julio de 2007, el Estado y Jindal Steel Bolivia suscribieron el contrato de riesgo compartido donde la siderúrgica india se comprometió a invertir $us 200 millones en los dos primeros años del proyecto de explotación de hierro.

A decir de los ejecutivos de la Jindal, desde septiembre de 2010 invirtieron en el proyecto $us 300 millones. “Toma tiempo hacer un proyecto, si fuera fácil se hubiera hecho hace tiempo. No somos magos para hacer el proyecto sin gas, sin electricidad, sin tener el apoyo del Gobierno, necesitamos todo el apoyo, confianza y respeto”, manifestó Naveen Jindal.

Empresa. En una visita realizada por La Razón a la oficina central de Jindal Steel, en Nueva Delhi (India) y a cuatro plantas de la empresa distribuidas en diferentes ciudades de ese país, se vio la expansión de la empresa, generación de fuentes de empleo, directo e indirecto, además de la aplicación de equipos de última tecnología.

En la oficina central, una infraestructura de cinco pisos alberga a la oficina central de la firma, donde parte del personal estaba enfrascado en afinar los últimos detalles para lo que será el montaje de los equipos para la explotación del hierro del Mutún, así como la producción y distribución del acero a los mercados.

Ahí, el jefe de aceros de la empresa india, V.R. Sharma, explicó que varias compañías extranjeras trabajan para armar las infraestructuras en el área de explotación de materia prima, construcción de los hornos para fundir el metal y producir laminados y construcción de barcazas.

Fuera de la capital de la India, en una de las áreas de explotación del hierro, inmensos tractores sacan la tierra y los colocan a volquetas que tienen ruedas de más de dos metros de altura y trasladan el mineral hasta la planta de acopio. De ahí, una larga cinta, de más de 10 kilómetros, traslada el metal hasta unos vagones que llevarán la materia prima hasta la planta de fundición en otra ciudad.

En la planta de fundición, los hornos derriten el mineral hasta convertirlo en grandes y largas barras de hierro o rieles que son usadas para la construcción de líneas férreas.

En otra ciudad, otra planta se encarga de hacer las láminas de acero y éstas son comercializadas dentro y fuera de la India. En todas las plantas visitadas de Jindal y hasta en el área de explotación del hierro, la prioridad de los ejecutivos es el medio ambiente, por ello al lado o rodeando las grandes infraestructuras se encuentran amplias áreas verdes con jardines ornamentales.

El presidente de la Jindal aseguró que todas las plantas visitadas en la India serán replicadas en el proyecto del Mutún, donde además de construir las grandes infraestructuras se dispondrá de equipos de última tecnología y un campamento para albergar a todos los trabajadores del proyecto.

El campamento tendrá viviendas para los trabajadores con todos los servicios básicos, un hospital, colegio, centro de recreación, mercado y área verde.

>> La empresa necesita provisión de gas para generar energía eléctrica y ejecutar el proyecto.
>> En la India, la empresa está entre las más grandes y realiza una amplia labor social.

Economía de Bolivia será grande con la explotación

La explotación del hierro en el Mutún (Santa Cruz) hará que la economía de Bolivia sea una de las más grandes de Bolivia y el ingreso del Producto Interno Bruto crezca del 2% al 12%, según el presidente de la Jindal Steel & Power, Naveen Jindal.

“Podemos conseguir que haya un crecimiento económico de Bolivia del 10% e incluso del 12%, pero creo que hay ciertas personas y ciertos países que quieren que Bolivia no llegue a exportar los minerales y tratan de crear problemas”, advirtió el ejecutivo.

Sostuvo que lo que requieren ellos es un soporte y confianza del Gobierno y la gente de Bolivia porque para la empresa el proyecto en el país es fácil de ejecutarlo.
Aclaró que Bolivia no es favorito de la banca internacional y es difícil financiar el proyecto.

Campamentos de la Jindal son villorios equipados

Es el compromiso social que tiene la empresa con los obreros.

Los programas de salud, educación, recreación, cultura, deportes y de microempresas para mujeres dentro de los campamentos de la Jindal Steel & Power son la otra cara de la empresa internacional, comentó el vicepresidente de proyectos de la villa en la ciudad de Angul, S.S. Rathi.

En el caso de la educación una gran infraestructura, con amplios cursos, una biblioteca, jardinera y salones de juegos acogen a los estudiantes, quienes asisten uniformados con la ropa que elaboran sus mamás en sus talleres. Los libros y el salario de los profesores son financiados por la empresa.

En cuanto a la salud, se distribuyen de acuerdo con la población del campamento y si hay una localidad cercana. Rathi indicó que se realizan campañas para todos los habitantes de la región con el objetivo de bajar los índices de mortalidad de las madres y niños, la prevención de enfermedades, además de incentivar a la donación de sangre.

En cultura y recreación, los campamentos tienen un teatro al aire libre donde la gente puede disfrutar de festivales musicales o de danza. También están los gimnasios con todas las comodidades y los equipos fabricados por los obreros de la empresa.

Las mujeres cuentan con microempresas donde elaboran bolsas biodegradables, material de tocador y jugos de frutas de la región. Los productos los comercializan dentro del campamento y el resto lo venden en otras ciudades.