El Ministerio Público informó que los dineros de los ejecutivos de la JSB que fueron congelados serán transferidos a una cuenta que vaya abrir la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM); la defensa de la empresa india calificó la medida como ilegal y precisó que se trata de US$400 mil.

El fiscal de la División Delitos de Corrupción Pública, Aldo Ortiz, dijo que pidió a la Empresa Siderúrgica del Mutún la apertura de una cuenta bancaria para que todos los recursos que fueron congelados de los ejecutivos de la Jindal Steel Bolivia (JSB), que están en el Banco Bisa, sean transferidos a favor de la estatal.

“Se está haciendo el trámite para que aquel dinero que estaba en el Banco Bisa pueda pasar en calidad de depósito a la ESM”, señaló el fiscal Ortiz.

El Ministerio Público inició en mayo de 2012 un proceso contra los ejecutivos de la JSB por ser los presuntos responsables del delito de incumplimiento de contrato en el proyecto siderúrgico del Mutún. El 3 de septiembre de 2012, el fiscal Ortiz ordenó a la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), a través de un requerimiento, el congelamiento de las cuentas de Jindal y de sus ejecutivos en los bancos Bisa y en otras entidades financieras. La medida alcanza a la petrolera GTLI, que es subsidiaria de la firma india.

El abogado de la JSB, Jorge Valda, calificó la decisión del fiscal como ilegal y aseguró que se trata de más de US$400 mil. “La jueza cautelar Marcela Siles le dijo al fiscal que no se puede transferir ese dinero porque no existe un proceso formal”, afirmó.