El gobierno anunció que limitará los envíos de diesel y gasolina a las ciudades y pueblos fronterizos, con el objetivo de reducir el contrabando de ambos productos a otros países. Se calcula que la importación de carburantes se incrementará este año en 20%.

Ante los vanos intentos por reducir el contrabando, “hemos tomado la decisión, como gobierno, de definir cupos (de diesel y gasolina) en las fronteras”, informó a un medio local el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas.

Durante la vigencia del Decreto 0748, que eliminaba la subvención a los precios de los carburantes, YPFB estableció parámetros “reales” de consumo de diesel y gasolina en todas las regiones del país, indicó.

Consumo. Antes del Decreto, se consumían por día 3,35 millones de litros de gasolina en todo el país; luego de la aprobación de la norma, la cifra se bajó a 2,85 millones, es decir una reducción de 501.000 litros (17,56%), precisó Villegas. “Si la norma hubiese seguido vigente, al mes habríamos ahorrado 15 millones de litros, cantidad que es igual a la importación de gasolina (...). Estos son datos reales”, remarcó.

En el caso del diesel, su consumo en el país, por día, se redujo en 40%, agregó el ejecutivo de YPFB Corporación. En el 2010, el promedio mensual de importación de barriles de diesel fue de 350.000. Sin embargo, por año, se estima un incremento del 20% en los volúmenes importados de carburantes, explicó el presidente de la estatal.