La Paz. Bolivia mantuvo por segundo año consecutivo (2014-2015) la tasa de morasidad bancaria en 1,5 por ciento, la más baja de su historia y la menor en Sudamérica.

Bolivia logró mantener esta tasa pese a la desaceleración de la economía de países vecinos,que se vieron obligados a devaluar su moneda en los últimos años.

El Banco Central de Bolivia (BCB), la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) y el Ministerio de Economía coincidieron en destacar este comportamiento del sistema financiero de Bolivia que mantiene una tasa de morosidad baja.

El ministro de Economía, Luis Arce, declaró que la política económica de Bolivia mantiene una estabilidad, lo cual genera confianza en los movimientos financieros y evita la presión de los países vecinos.

Por su parte el secretario ejecutivo de la Asoban, Nelson Villalobos, subrayó que en 2015 hubo una "respuesta excelente" de los prestatarios, porque la morosidad alcanzó un nivel "absolutamente bajo" de 1,5 por ciento.

"Estamos satisfechos en el sector bancario, porque la gente responde con responsabilidad de las obligaciones que asume en los créditos, eso también es síntoma que la economía está bien y la gente tiene ingresos para responder con sus créditos", afirmó el ejecutivo bancario.

El analista económico y docente de investigación de la UMSA, Oscar Heredia, manifestó que la acertada política de bolivianización que lleva a cabo el gobierno y el BCB es uno de los factores fundamentales de los buenos indicadores del sistema financiero boliviano para ahorros, créditos y morosidad.

El panorama halagüeño en el sistema financiero ha permitido a Bolivia lograr la morosidad más baja de la región, "el año 2005 éramos el país con más mora con 10 por ciento, ahora somos el país con menos mora con 1,5 por ciento", remarcó.

La tasa de morosidad (créditos impagos) se ha mantenido en un promedio de 1,6 por ciento en 2011 y 2013, según un informe del Ministerio de Economía.

El economista Heredia manifestó que este indicador se ha logrado a través de una adecuada gestión de riesgo crediticio por parte de las entidades bancarias y demuestra que los "bolivianos son buenos pagadores de sus deudas".

"Debemos reconocer que cuando hay estabilidad económica, política y social en un país las entidades financieras se abren a dinamizar el circulante en los créditos con accesibles tasas de interés que también es aprovechada por los usuarios quienes responden con sus pagos oportunamente", aseveró.

Según el ministro Arce, los incentivos que se otorgarán a los clientes que cumplan de forma oportuna con el pago de sus deudas también contribuirá a “profundizar la cultura de pago de los prestatarios y coadyuvará a mantener los niveles de mora”.

"La mora o créditos impagos en el sistema financiero nacional bajó de 10,1 por ciento en 2005, a 1,5 por ciento en 2014 y 2015, debido a la aplicación del nuevo modelo económico, social, comunitario y productivo que aplica el Ggobierno desde 2006, destacó el ministro de Economía y Finanzas Públicas.