El presidente de Bolivia, Evo Morales, relevó al ministro de Hidrocarburos en un cambio de su gabinete que afectó sólo a parte del equipo económico, en contraste con una ola de especulaciones sobre un ajuste profundo del gobierno.

En cambio, todos los ministros del área política fueron ratificados por el gobernante izquierdista en un acto realizado al día siguiente de iniciar el segundo año de su segundo mandato.

José Luis Gutiérrez, hasta hace poco viceministro de Industrialización y Transporte de Hidrocarburos, se convirtió en el sexto ministro de Hidrocarburos de Morales, mandatario indígena que nacionalizó en mayo del 2006 la industria de hidrocarburos que exporta gas a Argentina y Brasil.

Gutiérrez reemplazó a Fernando Vincenti, un antiguo ejecutivo de la petrolera estatal YPFB, que lidera el sector desde la nacionalización.

Las críticas sindicales apuntaron al ministro Economía, Luis Arce, y al de Gobierno, Sacha Llorenti, por un fallido reajuste de precios de combustibles de fines del año pasado que estuvo a punto de provocar una ruptura entre Morales y sus aliados.