La Paz. Bolivia nacionalizó este domingo una pequeña planta de fundición de antimonio del operador suizo Glencore International AG alegando que no realiza suficientes inversiones, informó el Gobierno, un día después de la estatización de gran parte de la generación eléctrica del país.

El anuncio fue hecho por el ministro de la Presidencia, Oscar Coca, luego de que el Gobierno del presidente izquierdista Evo Morales nacionalizara cuatro empresas en el sector de la generación eléctrica, dos de ellas filiales de grupos europeos.

"A partir de ahora se revierte al dominio del Estado la planta de Vinto-Antimonio", dijo Coca.

"En los últimos años se ha evidenciado la inactividad productiva de esta planta. Prácticamente ha estado en proceso de desmantelamiento. No se ha establecido que hayan inversiones provocando condiciones adversas a la política de este Gobierno", agregó.

La planta Vinto-Antimonio pertenece desde 2001 a la empresa local Colquiri, de propiedad de Sinchi Wayra, subsidiaria de la suiza Glencore.

Sinchi Wayra explota además en Bolivia cinco minas polimetálicas en los departamentos altiplánicos de Oruro y Potosí.

Desde su asunción al poder, en enero de 2006, Morales ha revertido para el Estado empresas del sector hidrocarburos, minería y telecomunicaciones.

En 2007 nacionalizó de manos de Glencore la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV), que procesa minerales de Huanuni, el centro minero más grande del país andino.

La minería es la segunda fuente de ingresos extranjeros de Bolivia y en el 2009 sumó US$ 1.497 millones en exportaciones.

Este sábado, Morales nacionalizó por decreto Guaracachi -la generadora de electricidad más grande del país en la que la británica Rurelec PLC posee la mitad del paquete accionario- y Corani, controlada en 50% por la francesa GDF Suez.

Las firmas locales estatizadas este fin de semana fueron Valle Hermoso, del holding empresarial boliviano Panamerican Investments y la distribuidora Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba (ELFEC), propiedad de un grupo de trabajadores y ejecutivos bolivianos.