La Paz. Bolivia comenzó a construir un nuevo gasoducto para suministrar gas natural a Argentina, desde el 2014 por los siguientes 20 años, el que estará conectado con el Gasoducto Nordeste Argentino (GNEA), informó este viernes la estatal petrolera boliviana YPFB.

“La obra empezó en enero (del 2011). La construcción del Gasoducto de Integración Juana Azurduy (GIJA), que unirá a Bolivia y Argentina, registra un avance del 18% y su entrega está prevista para mayo del presente año”, señaló el vicepresidente de YPFB, Ramón Navajas.

Gasoducto. La obra de integración energética fue acordada en junio del 2006 y debió estar listo el 2010, pero por varios factores en cada uno de los países sufrió considerables retrasos.

El GIJA tendrá una extensión de 48 kilómetros, 13 en territorio boliviano y 35 del lado argentino, hasta Campo Durán (provincia norteña de Salta), para conectarse luego con el GNEA que tiene un total de 4.144 kilómetros por las otras provincias argentinas de Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes y Entre Ríos.

El nuevo gasoducto permitirá suministrar a partir del 2014, de 7 millones de metros cúbicos diarios (MMmcd) de gas natural a 27 MMmcd, señaló la estatal YPFB.