La Paz. La nacionalización de Entel le costaría al Estado US$150 millones adicionales de aprobarse en la Asamblea Legislativa el proyecto de Ley General de Telecomunicaciones. Anteriormente ya se pagó a ETI, la socia mayoritaria de Entel, US$100 millones por sus acciones.

El miércoles, el Órgano Legislativo dio el primer paso para condonar la deuda tributaria de más de Bs 1.000 millones (US$150 millones) que la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) tiene con el Tesoro, luego de asumir los pasivos contingentes que dejó Euro Telecom International NV (ETI).

Ese día, la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados aprobó “sin modificaciones” el referido proyecto de ley enviado por el Ejecutivo.

Precisamente la Disposición Transitoria Tercera de la citada norma señala que, en consideración al Decreto Supremo 29544 del 1 de mayo del 2008, que nacionaliza Entel, “se condona la integridad de la deuda tributaria generada con anterioridad al 1 de mayo del 2008 y adeudos regulatorios” de la telefónica estatal.

Ayer, el viceministro de Telecomunicaciones, Wilber Flores, dijo que la propuesta del gobierno es que el “Estado debería absorer (sic) la deuda” de Entel. “Es una propuesta que se ha hecho a la Asamblea. Todavía no se ha hecho la condonación”, afirmó el funcionario.

De aprobarse el proyecto de Ley de Telecomunicaciones, el Estado no sólo habría gastado US$100 millones por la nacionalización de Entel, sino que dejaría de percibir más de Bs 1.000 millones (US$150 millones) por el perdón tributario a la telefónica. Ambas cifras representan la suma de US$250 millones.

El 5 de noviembre de 2010, el Gobierno suscribió con ETI el “Contrato Transaccional de Reconocimiento de Derechos y Liberación General y Recíproca de Obligaciones” que puso fin al arbitraje internacional iniciado por la firma italiana, a través de una compensación de US$100 millones por la nacionalización de su paquete accionario en la estatal Entel.

Al momento de abandonar la administración de Entel, ETI dejó una deuda tributaria al 2008 de Bs 891,8 millones (US$125 millones). El miércoles, el presidente de Impuestos Nacionales, Roberto Ugarte, afirmó que ahora la deuda de Entel es de más Bs 1.000 millones (US$150 millones). El ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, dijo el 8 de noviembre a La Razón que las deudas por beneficios sociales, multas por calidad de servicios e impuestos “no pagados oportunamente”, entre otras, siguen procesos en la Corte Suprema. “Según los entendidos en la materia, en el peor de los casos, vamos a arreglar por la mitad de lo que se debe”, aseguró.

Consultado sobre el perdonazo tributario que el gobierno pretende dar a Entel, el presidente del Servicio de Impuestos Nacionales, Roberto Ugarte, dijo que “todos” deben pagar impuestos.

Con el proyecto de ley se pretende que la telefónica no cargue los pasivos de la empresa antes de su nacionalización, dijo Wilber Flores. Añadió que la deuda tributaria antes de la nacionalización era de unos Bs 780 millones (US$109 millones) y con las multas sumó más de 1.000 millones (US$150 millones).


El viceministro de Telecomunicaciones, Wilber Flores, dijo que si la Asamblea Legislativa aprueba el proyecto de Ley General de Telecomunicaciones, los medios de comunicación deberán difundir dos mensajes presidenciales al año de manera obligatoria.

“Lo que se está proponiendo en el proyecto de ley es que cuando hablamos de mensajes presidenciales oficiales nos referimos a uno o dos que el Presidente realiza en el año (y) no estamos hablando de las intervenciones que tiene en algunas inauguraciones”, afirmó. La autoridad indicó que el Órgano Legislativo deberá determinar si será uno o dos mensajes que se van a transmitir.

“No estamos hablando de que todos los días los medios van a entrar en cadena para transmitir los discursos que realiza el presidente” Evo Morales. El incumplimiento de la disposición podría ser causal de una sanción, explicó. Además, “en el proyecto de ley no estamos hablando nada sobre el tema de contenidos y nada sobre introducir producción nacional en porcentajes”.