La Paz. Gracias a una cesión del 34% de la participación de la empresa Total, la brasileña Petrobras se convirtió en el nuevo operador del campo gasífero Itaú con 30% del paquete accionario, el restante 4% quedó en poder de la nacionalizada YPFB-Chaco.

De esa manera la firma francesa redujo su influencia a 41%, mientras que BG Bolivia mantiene su 25% en el contrato de operación del bloque XX, Tarija Oeste-campo Itaú, según el portal hidrocarburosbolivia.com.

El origen de esta “operación” se remonta a noviembre del 2008 cuando Total solicitó a YPFB aceptar la cesión del 30% de su participación en Itaú a favor de Petrobras, con el previo consentimiento de la petrolera brasileña para asumir los derechos y obligaciones del porcentaje al que renunciaba.

Además, de aceptar hacerse cargo de las operaciones en el campo Itaú, BG, en su calidad de socio, también dio el visto bueno para que lo antes mencionado pueda concretarse. En diciembre del 2008, YPFB afirmó no tener observaciones a la solicitud porque había comprobado la capacidad técnica de Petrobras.