Tras rubricar los contratos, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, dijo que éstos forman parte de un plan agresivo de exploración que se tiene previsto para este año. “Se tiene por objetivo buscar nuevas reservas de gas natural y petróleo, de tal manera de reponer lo que se viene consumiendo e incrementar en un futuro inmediato”, explicó el ejecutivo.

Villegas manifestó que el tiempo de operación de la compañía privada en zonas conocidas como tradicionales tiene una duración de siete años y en los lugares denominados como no tradicionales 10 años. “Ellos tienen como máximo ese plazo para hacer la explotación y realizar las inversiones”, aseveró.

Dijo que, a diferencia de otros contratos, se han establecido mecanismos que obligan a la empresa exploradora a presentar el programa de trabajo y presupuesto al inicio de cada gestión, para que las instancias correspondientes de YPFB puedan realizar el seguimiento de la ejecución de lo proyectado.

El representante de la empresa GTLI, Luis Carlos Kinn, declaró que sobre la base de estudios previos se ha constatado la existencia de mucho potencial de los recursos no renovables en estas cuatro áreas identificadas. “Por ello —dijo el ejecutivo— es que nos arriesgamos en prestar nuestros servicios”. GTLI es una empresa de capitales indios (Jindal Steel & Power) y nacionales.