El 20 de mayo, el presidente Evo Morales invitó a las empresas privadas a invertir en exploración hidrocarburífera a cambio de seguridad jurídica, nuevos incentivos, mercados y la garantía de que Bolivia tiene un gran potencial en reservas de gas y petróleo. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) “hace todos los esfuerzos” para invertir en exploración, pero esta labor “es insuficiente”, manifestó.

Este lunes, fuentes del Ejecutivo informaron a La Razón que “las empresas que encuentren nuevas reservas de crudo como resultado de la exploración podrán exportar los líquidos producidos a precio internacional”. Sin embargo, precisaron, este aliciente se implementará en función al éxito obtenido en el cambio de matriz energética.

El anuncio confirma las declaraciones efectuadas por el ministro de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez, durante el Primer Congreso Internacional “YPFB Gas & Petróleo” (20 de mayo). “Uno de los incentivos que hemos propuesto es el cambio de la matriz energética”, manifestó.

La autoridad explicó que el mayor uso de gas natural en el autotransporte y la industria, así como en otros sectores, reducirá el uso de diésel, gasolina y Gas Licuado de Petróleo (GLP) en el mercado interno, situación que permitirá que estos combustibles “sean exportados (...) a precio internacional”.

Otro aliciente para ampliar las reservas de crudo del país es la restitución del 100% de las inversiones de las empresas, en un plazo de cinco a diez años, siempre y cuando éstas encuentren nuevas reservas del hidrocarburo como resultado de la exploración.

Privadas. Aunque afirma que la “actitud” proinversión del Gobierno “mejoró”, la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) espera aún la nueva legislación del sector, así como mayores detalles de los nuevos contratos de servicios que las transnacionales privadas negocian con la estatal YPFB Corporación.

El presidente de la institución, Carlos Delius, remarcó, según el portal ReporteEnergía, que “las condiciones geológicas (para encontrar hidrocarburos en Bolivia) están dadas”, pero que “habrá que trabajar un poco más en el resto de las condiciones, porque, al final de cuentas, ésta es una competencia donde los países rivalizan por los recursos de los inversores”.

El Programa de Inversiones 2011 de YPFB señala que las operadoras privadas invertirán $us 110,9 millones en exploración y $us 561,5 millones en explotación hidrocarburífera, ambas cifras representan el 38,4% del total de la inversión que realizará el sector en esta gestión ($us 1.751,1 millones).

La “gran inversión” de las empresas, sostuvo Delius, se dará en la medida en que las “buenas intenciones” del Gobierno se traduzcan en normas que permitan no sólo recuperar rápidamente los recursos invertidos en la fase de exploración, sino también en acuerdos para asegurar el éxito en la gestión empresarial, así como en el ingreso a nuevos mercados.


YPFB ‘exige’ exploración. El Plan de Exploración 2011 de YPFB “exige” el cumplimiento de los compromisos de exploración incluidos en los contratos de operación que fueron suscritos con las petroleras y el inicio de actividades de prospección en el marco de nueve convenios de estudio de áreas con potencial hidrocarburífero.