La Paz. La recién concluida Evaluación Financiera y Social del Estudio de Factibilidad de la Planta Petroquímica de Urea-Carrasco, efectuada por la Empresa Boliviana de Industrialización de los Hidrocarburos (EBIH), señala que la implementación de esta industria en Bolivia “es rentable y de interés económico para cualquier inversionista” nacional o extranjero.

La implementación del proyecto está basada en un Esquema de Negocios que garantiza la rentabilidad del mismo y reduce el tiempo de construcción de la planta de nueve a tres años. Esto implica que los estudios de Ingeniería Básica extendida y de Ingeniería, Procura y Construcción se ejecutarán de forma simultánea, “garantizando así la puesta en marcha de la planta en el plazo previsto”, señala un informe de la EBIH.

“El esquema asegura la compra anticipada de la producción de urea de la planta y consideramos que entre el 85 a 90% de la misma se destinará a la exportación. Ya tenemos ofertas para comprar este volumen con una anticipación de 10 a 13 años”, aseguró el gerente de Proyectos de la empresa, Víctor Hugo Roncal.

La urea es un compuesto que se emplea en la industria química y de plásticos, como fertilizante en la agricultura, suplemento alimenticio para el ganado y producción de resinas.

Para ser parte de este proyecto, empresas de Alemania, Japón, Suiza, Italia, Dinamarca, China y Brasil conformaron grupos empresariales y presentaron por escrito propuestas integrales en relación a financiamiento, tecnología, construcción y compra anticipada del producto (urea) que se adecuaron al Esquema de Negocios y a la Estrategia de Implementación de la EBIH, explica el documento.

El último grupo en presentar sus propuestas fue el conformado por las firmas japonesas Marubeni Corporation y Toyo Engineering, además de la brasileña OAS. Marubeni estaría a cargo del financiamiento y Toyo Engineering y OAS de la construcción.

“La decisión para la elección del socio estratégico está en manos del Ejecutivo”, indicó Roncal.

El complejo industrial tiene un costo aproximado de US$920 millones y tendrá una capacidad diaria de producción de 1.925 toneladas métricas de urea. El requerimiento inicial estimado de gas para el proyecto hasta 2030 era de 0,23 trillones de pies cúbicos (TCF), pero el último cálculo es de “al menos 0,34 TCF”. Se prevé que el 40% del financiamiento del proyecto sea efectuado con aportes propios y el 60% con recursos de los futuros “socios estratégicos”.

Desde hace ocho meses, la EBIH sostiene reuniones con los diferentes grupos de empresas internacionales para concretizar la construcción del complejo industrial de amoniaco urea en Carrasco (Cochabamba) bajo la modalidad “llave en mano”.

Luego de que el ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE) tome una decisión sobre el socio de Bolivia en la industrialización, la EBIH lanzará la convocatoria para los estudios de ingeniería: Básica extendida y Procura y Construcción.

De acuerdo con el Análisis Económico-Financiero del Estudio de Factibilidad del proyecto —después de cubrir los costos operativos, fijos e impuestos—, “la utilidad neta al cabo de 20 años alcanzará un valor estimado de US$2.800 millones”.

El estudio también recomienda “fuertemente” la inclusión en el complejo de una planta de nitrato de amonio para la elaboración de explosivos (necesarios para la explotación minera) y plantas de diversos fertilizantes (para los distintos tipos de suelos del territorio agrícola de Bolivia). “Todas las plantas deberán ser instaladas en el área prevista del complejo para evitar el transporte del amoniaco”, añade el documento.

Consumo de urea en el país al año. Bolivia tiene un consumo promedio de 30.000 toneladas de urea por año que se importan en su totalidad y en parte se internan vía contrabando, informó el gerente de Proyectos de la Empresa Boliviana de Industrialización de los Hidrocarburos (EBIH), Víctor Hugo Roncal.

Una vez que la planta de Urea-Carrasco inicie operaciones, el 10% de su producción abastecerá el mercado interno, dijo.

Recomiendan supervisión. El Estudio de Factibilidad de la Planta Petroquímica Urea-Carrasco recomienda la fiscalización del proyecto, por ser la implementación de éste de gran complejidad. El control permitirá a la EBIH contar con un apoyo durante las fases de la construcción de la planta.

La Empresa Boliviana de Industrialización de los Hidrocarburos (EBIH) presentó al ministerio de Hidrocarburos y Energía el 14 de junio el último Estudio de Factibilidad del proyecto de industrialización de la Planta Urea-Carrasco.

“Considerando las limitaciones asociadas a la implementación de la planta (falta de experiencia en la ejecución de estos proyectos) y para garantizar los procesos (relacionados con la iniciativa), se recomienda la contratación de un Gerenciador (sic) y Supervisor del proyecto que apoyará a la EBIH en la supervisión y puesta en marcha del proyecto”, señala el informe.

Según datos de la estatal, la planta iniciaría operaciones en el último trimestre del año 2014. El informe también recomienda la viabilización de generación de energía eléctrica en el área de construcción de la planta (Carrasco-Cochabamba), “en caso de que se opte por un sistema que utilice las sinergias del sistema”.

La EBIH pretende implementar a corto plazo (2011-2012) tres plantas de tercera generación: Tapones y Accesorios (US$2 millones), Tuberías y Accesorios de Gas Natural ($us 15 millones) y Petrocasas (US$70 millones). También prevé instalar seis plantas de primera generación hasta el 2017.