La Paz. Nunca, en los últimos 70 años, el precio del estaño, la plata, el cobre, el oro y el plomo alcanzó los actuales niveles de cotización en el mercado internacional.

Según el ministerio del área, en este tiempo se vive el boom de la minería. Uno de los repuntes más notorios se dio en la cotización del estaño, según Freddy Beltrán, director General de Desarrollo Productivo del Ministerio de Minería.

“Este mineral tiene una historia de precios muy particular. Unos 30 años ha estado oscilando entre uno y dos dólares la libra fina, hasta que en 1975 empezó a subir y, en 1980, su cotización alcanzó casi ocho dólares”, dijo.

En 1985 hubo un descenso y se valuó entre US$2 y US$2,5. Aquella disminución coincidió con la relocalización minera del gobierno de Víctor Paz Estenssoro que dejó en las calles a unos 30.000 mineros.

Pasaron más de dos décadas y en 2003 los precios empezaron a despegar. En la actualidad, la libra fina de estaño está por encima de los 14 dólares, un récord histórico. Algo similar ocurrió con la plata, el cobre, el plomo y el oro.

Este buen momento de los minerales también provocó la generación de otro récord: el Estado boliviano recibió el año pasado US$300 millones por regalías y el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE).

El 60% de este monto fue por el IUE y el 40% por regalías mineras. Los ingresos por el IUE están destinados al erario público y las regalías se distribuyen entre gobernaciones y municipios donde se explota el mineral.

Según el ministro de Minería, José Pimentel Castillo, el Gobierno apunta a capitalizar este buen momento del precio de los metales. “Nosotros tendremos que hacer inversiones para sacar el valor agregado a la explotación de los minerales de tal manera que sea sostenible en el futuro”.

La autoridad informó que el país está ingresando en el proceso de industrialización minera y aquello generará más ganancias en el futuro. Por ejemplo, dice el Ministro, el costo de tratamiento de oro, plata y zinc en el exterior absorbe el 43% del costo total y Bolivia sólo se beneficia con el 57%.

En la actualidad se impulsa el proyecto de Karachipampa (Potosí) para concentrar o fundir concentrados de plomo y plata. También está prevista la construcción de otra industria que procese concentrados de zinc y plata. Según Pimentel Castillo, la edificación de ambas industrias “será una buena inversión en esta época de alza de precios”.

Según Freddy Beltrán Robles, “el 2014 se dará un cambio positivo y radical en las cifras mineras porque estará funcionando el proyecto del litio, también habrán resultados en el tema del Mutún y estaremos con las primeras exportaciones de hierro. Al margen de los otros proyectos de industrialización”.

El ministro José Pimentel Castillo coincide con Beltrán. Además, agrega que desde su despacho se hace una labor en diferentes áreas: “Paralelamente a las tareas que son inmediatas también hacemos un amplio trabajo de exploración en los sectores mineros, particularmente en los departamentos de Potosí y Oruro. Trabajamos con el Sergeotecmin y la Corporación Minera de Bolivia (Comibol)”.