La Paz. El costo del pollo se mantiene al alza en el mercado interno de Bolivia, pese a que el Gobierno de ese país firmó un convenio con la empresa IMBA para mantener el precio de este alimento.

Luego de que el fin de semana realizara una inspección a varios mercados y centros de abasto de la ciudad de La Paz, el viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y del Consumidor, Fernando Fuentes, manifestó su preocupación porque no se logró estabilizar el valor del pollo en la canasta familiar.

“La semana pasada, el Ministerio de Desarrollo Rural llegó a un acuerdo con IMBA para que el precio (del kilo de la carne de pollo) llegue al consumidor a 13 bolivianos. Hemos testeado el fin de semana y no ha ocurrido eso”, dijo Fuentes.

Tras un control efectuado en la zona Garita de Lima y en la avenida Buenos Aires (La Paz), el intendente Municipal, Javier Salgueiro, informó que los precios de este producto alcanzan los Bs 14,50. “El argumento de las vendedoras es que sólo IMBA ha firmado el convenio con el Gobierno; entonces, el resto de los precios de los productos varía de acuerdo con el precio de distribución de cada empresa”, sostuvo.

Reportes de los principales mercados y puntos de abasto paceños dan a conocer que el kilo de pollo se vende, en promedio, en Bs 15 al consumidor final. Para bajar el precio de este producto, el Gobierno viene entablando negociaciones con diferentes productoras avícolas para llegar así a acuerdos similares al que se alcanzó con IMBA, aseguró por su parte el viceministro Fuentes.

El gerente general de ALG, Delmer Navallo, dijo que el acuerdo al que se arribó anteriormente con el Gobierno “sigue vigente”. Según este convenio, el precio de la carne de pollo está determinado por el precio del maíz.

“Si el quintal de maíz costaba entre 35 a 40 bolivianos, el precio del kilo de pollo para el público debía ser de 12,50 bolivianos. Al precio actual de 96 bolivianos el quintal (de maíz), el precio más o menos debería estar en 15 bolivianos”, sostuvo. Mientras se mantenga esta situación, remarcó, la empresa ha instruido a sus distribuidores que “en ningún caso” el precio del kilo de la carne de pollo exceda los “15 bolivianos”.

Según Fuentes, las inspecciones conjuntas en los diferentes centros de abasto para el control del precio del pollo y otros productos continuarán. “Hay subidas y bajadas en los precios, pero lo del pollo nos preocupa y vamos a tomar acciones en el curso de la semana”, advirtió la autoridad, consignó La Razón.