Bolivia espera ingresar en 2012 cerca de US$4.000 millones por hidrocarburos, siete veces más que antes de la nacionalización de estos recursos en el 2006, afirmó este sábado el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

"¿Esta plata dónde estaba antes? Estaba en manos de extranjeros, de (el ex presidente de Bolivia, Gonzalo) Sánchez de Lozada y de empresas extranjeras", dijo el dirigente en el departamento sureño de Chuquisaca durante la inauguración de la primera prospección en 15 años de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

García Linera recordó que antes de la nacionalización de los hidrocarburos el Estado recibía por el gas y petróleo bolivianos US$670 millones anuales y que el año pasado los ingresos por este concepto fueron de US$2.989 millones.

El vicepresidente defendió que, si el Gobierno boliviano no hubiera decidido nacionalizar los hidrocarburos, "la historia de Bolivia sería muy distinta, mandarían los gringos".

Desde que llegó al poder en 2006, el Gobierno de Evo Morales ha nacionalizado cerca de veinte empresas de hidrocarburos, electricidad, cemento y minas, entre otros sectores.

Entre ellas se encuentra Transportadora de Electricidad (TDE), filial de la española Red Eléctrica de España, nacionalizada por Bolivia el pasado 1 de mayo y sobre la que aún no existe un acuerdo indemnizatorio.

En Bolivia siguen operando otras empresas españolas, entre ellas Repsol, Iberdrola, Abertis, Santillana y Maxam.