El 19 de enero, el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Wálter Delgadillo, advirtió que “desde abril o mayo pueden haber problemas en el abastecimiento de cemento. Calculo que el Gobierno y las empresas privadas vamos a necesitar (importar) un 10% de la producción nacional”, es decir, 241.000 toneladas.

Sin embargo, el 27 de abril, la autoridad reformuló su cálculo y precisó que este año se estarían importando 500.000 t de cemento y clinker.

Ayer, Delgadillo afirmó que la capacidad de producción de la industria cementera “no cubre el crecimiento mensual del 10%” —que a fin de año “puede llegar hasta a un 20%— en el sector de la construcción. Cada día construimos más; es por eso que se busca un equilibrio para el desfase entre la oferta y la demanda que a momentos ya se va sintiendo”.

En lo que va del año, el crecimiento de la construcción ocasionó un déficit del 10% en la provisión de cemento para el sector. El gobierno boliviano ya importó 30.000 toneladas (t) de este material y realizó el pedido de otras 60.000 t. La falta de la materia prima podría llegar a fin de año a un 20%.


De acuerdo con datos del Instituto Boliviano del Cemento y el Hormigón (IBCH), la demanda de cemento en los tres primeros meses del año creció en 11,53%. Los departamentos que más incrementaron su demanda son Pando (39,93%), La Paz (29%), Oruro (28,09%) y Tarija (17,89%). La importación de cemento de las empresas privadas llegó a las 7.045 TM y la de clinker (materia prima) a 51.100.

A decir del Ministro de Obras Públicas, “los precios internacionales de los materiales de construcción van variando y es posible que eso disminuya la oferta” de otros insumos.

Importación. De acuerdo con información proporcionada a La Razón por el director de Insumos Bolivia, Óscar Sandy, desde fines de septiembre del 2010 hasta abril de esta gestión, la entidad importó aproximadamente 30.000 t de cemento y ya realizó el pedido de otras 60.000 t más.

“En promedio, estamos importando de forma regular aproximadamente 5.000 toneladas mes de cemento y vamos a continuar importando productos estratégicos que puedan ser deficitarios en función a la sobredemanda que se pueda generar de los mismos”, manifestó.

El Decreto 643 del 22 de septiembre del 2010 autoriza la compra e importación de cemento Portland a Insumos Bolivia y establece un fideicomiso en el Banco Unión de Bs 21,21 millones (US$2,9M) para este objetivo.

Sandy explicó que el contrato de compra suscrito con la firma peruana fenece este año y que la distribución que hace Insumos Bolivia es directa. El precio de las bolsas de cemento es el mismo que se tiene en el país (Bs 50), pero el producto sólo pesa 42,5 kilos, siendo que las bolsas de industria nacional tienen 50 kilos.

“Cuando las cantidades son grandes, como para una empresa constructora, pedimos el plano de construcción y les hacemos firmar una declaración jurada que prohíbe al cliente la reventa del producto. En caso de incumplimiento, les quitamos el cemento y les iniciamos un proceso penal”, explicó Sandy.

Datos de la importación de cemento. El Decreto 643 establece que el plazo de vigencia del fideicomiso de Bs 21,21 millones establecido para la compra, importación y comercialización de cemento peruano Portland es de hasta tres años.

Fondos. El director de Insumos Bolivia, Óscar Sandy, explicó que el fideicomiso se constituye en un fondo rotatorio. “Llegamos a cubrir hasta el 70% de nuestros recursos con la importación y la venta del producto y el dinero retorna al fideicomiso. No existe subvención”.