La Paz. La producción de cloruro de potasio (KCl) perfila un gran futuro para Bolivia, que espera constituirse en uno de los principales productores en el mundo de este compuesto químico, por ser el segundo país con las más altas reservas.

"Estamos en el proceso de implementación de todos los servicios básicos necesarios para atender la futura demanda. Este producto será fundamental para el desarrollo del país, pues se proyecta grandes ingresos por la venta de este producto", afirmó el director de la estatal Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE), Luis Alberto Echazú.

Según los estudios de la GNRE, se estableció que el Salar de Uyuni posee una reserva de 2.000 millones de toneladas de potasio que representan más de 3.700 millones de toneladas de cloruro de potasio, constituyéndose Bolivia en el segundo -después de Canadá- con más reservas en el mundo.

La fase I de la instalación de la planta piloto está concluida con la inauguración del 9 de agosto de 2012 y ahora se encara el proceso industrial a gran escala hasta 2016. Se ha contratado la ingeniería a diseño final de la planta industrial de KCl, la que está proyectada para una capacidad de producción de 700.000 toneladas año.

Aunque ya comenzará a vender por licitación internacional el cloruro de potasio, de la producción inicial de 200 toneladas, en las próximas dos semanas.

Echazú explicó que después de lanzada la convocatoria se recibirán las propuestas para la puja de los interesados en adquirir el químico.

El país comercializará por primera vez 200 toneladas de cloruro de potasio, extraído de las salmueras del Salar de Uyuni y procesado en la planta piloto instalada en Llipi.

Planta industrial de KCL. La planta semiindustrial pretende producir 1.000 toneladas métricas al mes de cloruro de potasio.

Según la explicación de Echazú, la producción será escalonada hasta llegar a la planta industrial que pretende una producción masiva en 2016 de 200.000 toneladas, subir a 500.000 toneladas en 2017 y llegar a 700.000 toneladas al año en 2018.

2620

Con la inversión nacional de los créditos del Banco Central de Bolivia, se inicia la implementación de la planta industrial con capacidad de producción de 700.000 toneladas de KCl al año.

La planta está ubicada en el sureste del Salar de Uyuni, al sudoeste de Bolivia.

Su instalación está emplazada en el salar a unos 15 kilómetros de Llipi, a una altura de 3.700 metros con una temperatura que fluctúa de -20 a 20 grados centígrados.

Bolivia tiene una gran oportunidad de insertarse en el mercado mundial del cloruro de potasio con millonarios ingresos para el Estado, inicialmente con la producción semiindustrial en 2013 y luego, de manera industrial desde el 2016.

El director de la GNRE explicó que este producto tiene una perspectiva de demanda "muy grande" pues, actualmente alcanza un mercado de entre 30 y 40 millones de toneladas al mes.

Según Echazú, este fertilizante tiene un crecimiento muy grande por los problemas de producción en el mundo, porque cada vez hay menos tierras disponibles y más desastres naturales.

Tiene una perspectiva de su mercado muy grande, aunque Bolivia representará una mínima parte, por su producción mínima prevista.

"Así que en los próximos años veremos incrementarse el consumo de cloruro de potasio en todas partes por las necesidades, sobre todo en países grandes como China y la India", aseguró el director de la GNRE.

Añadió que el mercado internacional para el cloruro de potasio es prácticamente infinito.

"La perspectiva del mercado internacional es muy amplia, porque Brasil, sin ir lejos, consume de 6 a 7 millones de toneladas, y produce de 1 a 1,5 millones, entonces tiene un déficit de por lo menos 5 millones de toneladas, nosotros queremos y vamos a producir entre sulfato y cloruro de potasio 700.000 toneladas", precisó.

Fertilizante. Según la estatal GNRE, el KCl es un fertilizante de gran demanda en todo el mundo. Además, la dependencia estatal indicó que inicialmente se garantizará los mercados; interno, luego de Brasil y Venezuela, pero no se descarta otros países.

Echazú explicó que el KCl es un fertilizante básico, porque el potasio es uno de los tres elementos básicos para el crecimiento de las plantas, con el fósforo y el nitrógeno.

"Cada uno de estos tiene usos exclusivos para determinados productos en la agricultura. Este fertilizante tiene un crecimiento en la demanda muy grande por los problemas de producción en el mundo, porque cada vez hay menos tierras disponibles y más desastres naturales", afirmó.

Tiene una perspectiva de mercado muy grande, pues actualmente tiene una demanda en el mercado de entre 30 y 40 millones de toneladas al mes.