La Paz. El gobierno de Bolivia restringió temporalmente la importación de uva fresca proveniente de Argentina, Chile y Perú, informó hoy el director del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), Mauricio Ordoñez.

     Ordoñez explicó, en conferencia de prensa en Santa Cruz (este), que la prohibición de tres meses no abarca a otros productos derivados de la uva como el vino y el singani (bebida típica boliviana destilada de las uvas), como se había informado este lunes en algunos medios locales de comunicación.

     De esta manera se pronunció el Senasag respecto a las publicaciones, atribuidas al ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Cesar Cocarico, que aseguraban que se prohibiría la importación de uva, singani y vino de manera transitoria para proteger y apoyar al sector productivo vitivinícola boliviano.

El gobierno boliviano decidió, desde el pasado sábado, suspender la emisión de los certificados fitosanitarios para la importación de uva, con el objetivo cuidar la producción nacional.

     "El gobierno nacional aprobó la suspensión de manera temporal, por 90 días, de la emisión de permisos de importación de uva fresca de Argentina, Chile y Perú, no como se informó de vinos y singanis", manifestó Ordoñez.

     Asimismo, argumentó que esa decisión obedece a la protección de la producción nacional de Bolivia ya que tendrá una cosecha que superará los rendimientos en un 30%, con más de 55.000 toneladas de uvas que saldrán al mercado en los próximos tres meses.

     Según Ordóñez, la provisión de uva está garantizada en todo el territorio boliviano, lo que permitirá a los vinicultores cubrir los costos de producción y obtener ganancias.

     El gobierno boliviano decidió, desde el pasado sábado, suspender la emisión de los certificados fitosanitarios para la importación de uva, con el objetivo cuidar la producción nacional.

     La prohibición estará vigente del 27 de enero al 27 de abril del presente año, meses en que saldrá al mercado la producción del valle central de Tarija.

     "¿Cuál es objetivo? Nosotros como Estado hemos acordado la Ley 774 del 2016. Esta norma establece que el Senasag, mediante el mecanismo que corresponda, pueda suspender la emisión de certificados, con el objetivo de cuidar la producción nacional", agregó Ordoñez.