De once países productores de hidrocarburos, Bolivia se ha convertido en el principal exportador de gas en América del Sur y está en busca de ampliar sus mercados, informó este sábado el coordinador de Plataforma Energética del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Juan Carlos Guzmán.

Indicó que a Bolivia el hecho de ubicarse como el sexto país en reservas de gas natural en Sudamérica no le impidió ser el principal generador de envíos, de acuerdo con la evalución hecha a las naciones de la región más México.

Según el coordinador del Cedla, Bolivia se convirtió en un eslabón muy importante sobre las posibilidades de exportar gas natural licuado (LNG).

Entre los principales productores de gas en el continente americano, en primer lugar se ubica Estados Unidos, seguido, en orden de importancia, por Canadá, México, Argentina, Venezuela, Bolivia, Brasil, Colombia, Perú y Chile.

La producción de gas de Bolivia al primer semestre de 2012 se incrementó de 43,8 millones de metros cúbicos día (mmcd) a 47,6 mmcd, cifra que representa un crecimiento de 8,6%, por las inversiones públicas realizadas en función de la creciente demanda.

Bolivia tiene contratos de exportación con Brasil y Argentina, y busca ampliar otros mercados a Uruguay y Paraguay.

En ese marco, las exportaciones de gas a Brasil promediaron en 26,3 mmcd, Argentina con 11 mmcd y el mercado interno demandó 8,6 mmcd en el primer semestre de este año.

A su turno, el gerente general de YPFB Transporte, Cristian Inchauste, señaló que los mercados del gas boliviano en Sudamérica se encuentran en Argentina y Brasil, entre los más grandes; entre los posibles mercados con un importante crecimiento se perfilan Paraguay y Uruguay.

Asimismo, México expresó su interés de importar el gas boliviano, pero antes se debe analizar los medios de transporte alternativos a los gasoductos de exportación.

En este contexto, en el Cono Sur existe bastante demanda de gas boliviano y peruano, por el volumen de sus reservas, que se han convertido en los potenciales países proveedores del energético.

Los demás países: Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Ecuador, han quedado como consumidores