La Planta Separadora de Líquidos Gran Chaco, cuyo inicio de pruebas fue este jueves, generará al año US$872 millones de ingresos brutos y su utilidad neta anual será de unos US$400 millones. Las operaciones comerciales del complejo se realizarán a fines del primer trimestre de 2015.

El monto fue anunciado por el presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, en un acto especial preparado para este acontecimiento. La planta se encuentra en el municipio de Yacuiba, provincia Gran Chaco del departamento de Tarija. “Vamos a obtener como ingreso bruto al año, en esta planta, US$872 millones, aporte importante para el Estado”, anunció el titular de la petrolera estatal en el acto al que fue invitado el presidente Evo Morales.

El Jefe del Estado añadió que consultando a Carlos Villegas sobre la utilidad neta de los ingresos brutos de la planta separadora, éste le informó que será “la mitad, es decir, US$400 millones de utilidad neta año”. El viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Álvaro Arnez, también confirmó este dato a La Razón cuando se le consultó sobre los réditos que generará este complejo.

Morales estuvo acompañado del vicepresidente Álvaro García Linera, además del ministro de Hidrocarburos y Energía, Juan José Sosa; el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga; el contralor general del Estado, Gabriel Herbas, y de otros viceministros. Al evento asistieron también autoridades locales y dirigentes de organizaciones sociales, no solo de Tarija, sino de la parte andina del país quienes, en espera del presidente, soportaron los 49 grados de temperatura en el lugar.

Gran Chaco es uno de los tres complejos más grandes de Sudamérica. Producirá 3.144 toneladas métricas diarias (TMD) de etano, insumo principal para el proceso de industrialización de los hidrocarburos; 2.247 TMD de GLP, 1.044 barriles por día (BPD) de isopentano y 1.658 BPD de gasolina natural. La primera planta de separación de líquidos es la de Río Grande, ubicada en el municipio de Cabezas del departamento de Santa Cruz, y fue inaugurada el 2 de agosto de 2013.

Perforadoras. En su discurso, Morales también instruyó al titular de YPFB la compra de cuatro perforadoras más para incrementar la exploración de gas y petróleo en el país. “Carlos Villegas tiene una instrucción junto con su equipo para comprar el próximo año cuatro perforadoras para que YPFB siga equipándose y tenga perforadoras para seguir explorando petróleo y gas en toda Bolivia”.

En la actualidad, la estatal cuenta con tres taladros de perforación. Uno de ellos ya llegó al país y fue trasladado hasta Bulo Bulo para la perforación de un pozo exploratorio. El mandatario dijo que los otros dos equipos serán instalados los próximos días para realizar el mismo trabajo.

Morales recordó que en el gobierno de Jorge Quiroga, en 2007, se desmanteló a YPFB, pues éste contaba con 33 equipos de perforación, que luego fueron vendidos a precios bajos. Señaló que el costo de esos equipos era de US$360 millones, pero lo vendieron a solo US$11 millones.