La Paz. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, suscribió con su homólogo boliviano, Evo Morales, un acuerdo gasífero que incorpora un incremento gradual en la exportación del gas boliviano a Argentina, desde un mínimo de 5 millones de metros cúbicos de gas por día hasta 13 millones de metros cúbicos en 2013 y 27 en 2017.

Con la firma de este acuerdo estratégico en materia energética, Argentina espera tener ahora “previsibilidad y certeza jurídica” de parte de Bolivia para iniciar las obras de construcción del Gasoducto al Noreste Argentino (GNEA) que abastecerá de gas a las provincias de Salta, Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones, Entre Ríos y Santa Fe.

Fernández declaró que “este acuerdo es para que compartamos nuestros recursos minerales y paguemos un precio justo por ello; hace a la buena hermandad y a la buena vecindad".

Además, explicó que el precio que Argentina pagará por el nuevo gas resultará de aplicar el criterio actual, basado en la evolución semestral de una canasta de combustibles a nivel internacional, según informó el portal argentino Infobae.

El representante diplomático se mostró confiado en que el acuerdo energético, firmado el viernes por los presidentes de las firmas estatales YPFB y Enarsa, se llegue a cumplir a cabalidad y de acuerdo con los compromisos asumidos por ambas partes.

“La firma de la adenda al contrato (del gas) es un arranque de obras importantes que requieren una observancia mediana de los compromisos que estamos asumiendo”, precisó Macedo.

“Nosotros esperamos que con la adenda, que tiene algunas cuestiones interpretativas y otras explicativas, porque los elementos esenciales se mantienen en el acuerdo del 2006, podamos tener previsibilidad y certeza jurídica” en la entrega de los volúmenes de gas boliviano, los cuales están establecidos en un cronograma, subrayó.

El vicepresidente Álvaro García Linera explicó que el incremento en las exportaciones de hidrocarburos se llevará a cabo de forma gradual: de cinco millones de metros cúbicos pasará a nueve, después a 16 y finalmente se llegará hasta un promedio entre 25 y 27 millones de metros cúbicos diarios.

Por su parte, el ministro de Hidrocarburos y Energía, Fernando Vicenti, dijo que la adenda al contra de compra-venta de gas natural suscrito entre YPFB y Enarsa perfeccionará los mecanismos de pago y de entrega de los volúmenes del energético. El presidente de YPFB, Carlos Villegas, también indicó que el acuerdo incluirá la figura del deliver or pay (entrega o paga) y el take or pay (toma o paga).

Según publica el diario boliviano La Razón, el convenio abre otros mercados a Bolivia, como el paraguayo o uruguayo, que podrían abastecerse del gas boliviano a través de ductos argentinos.