La Paz. Las empresas estatales YPFB de Bolivia y Enarsa de Argentina firmaron una adenda al contrato de venta y compra de gas natural, referida a la fórmula usada para calcular el precio del energético, que se mantiene por encima de los US$10 por millón de BTU (Unidad Térmica Británica).

La empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) indicó en un comunicado que su presidente, Carlos Villegas, firmó con su homólogo de Enarsa, Walter Fagyas, la segunda adenda al convenio vigente desde el 19 de octubre de 2006.

Los ejecutivos, reunidos en la ciudad boliviana de Santa Cruz (este), acordaron que en la fórmula de cálculo de los precios debe considerarse un fuel por otro, cuya información no ha tenido continuidad desde enero en el Platts Oilgram Price Report (Platts).

En concreto, en la fórmula, que incluye a varios combustibles, se considerará ahora al "Ultra Low Sulfur Diesel (ULSD), referido bajo el título U.S. Gulf Coast Waterborne, en sustitución del LS Diesel", indica la empresa estatal boliviana.

El cambio fue hecho en el contexto de lo contemplado en el contrato que estipula que si uno de los precios usados en la fórmula deja de ser publicado, las partes elegirán en acuerdo el producto de reemplazo, considerando combustibles similares.

Según el comunicado, la modificación oficializada este viernes ya se aplicó al precio del gas boliviano del segundo trimestre de este año, que dio como resultado US$10.1442 por millón de BTU.

En el tercer trimestre el precio será de US$10.2022 por millón de BTU.

Bolivia también le vende gas a la ciudad brasileña de Sao Paulo a un precio de alrededor de US$9,3 por millón de BTU.

El contrato vigente con Argentina establece que Bolivia debe enviar este año a ese mercado un máximo de 19 millones de metros cúbicos diarios de gas natural y un mínimo de 16 millones.

El mes pasado, Villegas rechazó las versiones de prensa que apuntaban que Argentina estaba incumpliendo con los pagos por la venta de gas natural y aseguró que no había deudas.