La Paz. Bolivia y Argentina definirán acuerdos complementarios de compra venta de gas natural para incrementar los volúmenes de exportación del energético, sobre todo en invierno, cuando sube la demanda, coincidieron ambas partes.

Bolivia y Argentina negocian desde el año pasado la posibilidad de ampliar los volúmenes de compra venta de gas natural.

Argentina solicitó a Bolivia, a través del Ministerio de Energías y Minería, adicionar un millón de metros cúbicos por día al total del volumen que ya se exporta.

El ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Sánchez, anunció este miércoles a periodistas en La Paz que viajará a Buenos Aires junto a una delegación gubernamental y de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para sostener la próxima semana una reunión con el ministro argentino de Energía y Minas, Juan José Aranguren.

La finalidad de este encuentro es conversar con Aranguren y con su equipo técnico sobre la exportación de gas natural boliviano.

"Argentina está dispuesta a comprar más gas viendo cómo se puede renegociar el contrato, es decir, para cambiar las modalidades", aseveró Alvarez.

Sánchez señaló que también se dialogará sobre las inversiones en territorio boliviano de la petrolera argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), además de la intención de la empresa Pluspetrol para la firma de un contrato de exploración en un área del departamento de Santa Cruz, en el este de Bolivia.

Por su parte, el embajador argentino en Bolivia, Normando Alvarez, dijo en entrevista con Xinhua que el objetivo es incrementar los volúmenes de gas boliviano.

El diplomático argentino dijo que su nación solicitó aumentar los envíos de 20 millones de metros cúbicos por día (MMmcd), a 25 MMmcd por el invierno, temporada en la que se dispara la demanda del carburante.

"Argentina está dispuesta a comprar más gas viendo cómo se puede renegociar el contrato, es decir, para cambiar las modalidades", aseveró Alvarez.

Agregó que será importante cambiar las reglas del juego "viendo cómo se puede renegociar el contrato", ya que no existen mayores inconvenientes por cuestiones de precio, sino por volúmenes.

Bolivia tiene dos contratos de compraventa de gas natural con Brasil y Argentina.

El contrato entre Bolivia y Brasil, firmado en 1996 y vigente hasta 2019, establece un volumen mínimo de compra de 24 MMmcd y un máximo de 30,08 MMmcd.

En el caso de Argentina, conforme a la adenda modificatoria del contrato firmado el 26 de marzo de 2010, la venta de exportación de gas boliviano acordada para ese año fue de 7,7 MMmcd; en 2011, cuando concluyó el gasoducto Juana Azurduy, el volumen subió a 11 MMmcd; en 2016 a 21 MMmcd; y en 2017 a 23 MMmcd.

Obstáculos. El analista en hidrocarburos de la Fundación Jubileo, Raúl Velásquez, dijo en entrevista a Xinhua que un obstáculo de Bolivia para ampliar los cupos de volúmenes de gas de exportación es que bajó de ritmo de producción, al cerrar en 2017 en un promedio de 60 MMmcd.

"Bajo este ritmo, el país no está en la capacidad de cumplir los máximos volúmenes de los contratos o de incrementar adicionales de forma simultánea a Brasil y Argentina", explicó.

Lo máximo que demanda Brasil es 30 MMmcd, en el caso de Argentina para el 2018 es de 21 MMmcd, y el mercado interno tiene un promedio de aproximadamente 13 MMmcd.

El experto añadió que para poder cumplir con los máximos Bolivia debe producir en este momento 65 MMmcd.

Un segundo obstáculo es la poca capacidad del ducto usado del lado argentino para redistribuir el gas que llega a través del gasoducto de Integración Juana Azurduy de Padilla (GIJA).

Velázquez recordó que el acuerdo original firmado en 2006 contempla un envío de 27 MMmcd a Argentina, pero las condiciones logísticas hicieron que el volumen se mantenga en 20 MMmcd.

Según el experto, Argentina incumplió con la construcción del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA), previsto para conectarse con el GIJA.