La Paz. Los gobiernos boliviano y brasileño, hasta el momento, no suscribieron ningún acuerdo para la concreción de proyectos de generación hidroeléctrica. Ambas partes continúan sosteniendo discusiones sobre los diferentes planes.

Así lo informó el embajador del Brasil en Bolivia, Marcel Fortuna Biato, quien explicó que entre los planes que se discuten con el gobierno boliviano está el aprovechamiento de la cuenca del río Madera (norte de Bolivia) para la generación de hidroelectricidad.

“En este momento, hoy por hoy, no hay ni un proyecto que se esté concretizando, lo que hay es una serie de contactos (e) intercambios (como) hicimos aquí, como también varios seminarios sobre diferentes aspectos ambientales, regulatorio, fuentes alternativas como la eólica y estamos estimulando un debate en Bolivia y un diálogo con Brasil. Estamos bastante optimistas que ha corto plazo ya podríamos avanzar pero en este momento no hay nada concreto que se podría anunciar”.

Actualmente, Brasil y Bolivia trabajan en el aprovechamiento integrado del río Madera, el desarrollo de la megaplanta hidroeléctrica de Cachuela Esperanza y en un embalse binacional en la región de Guayaramerín (Beni).

El embajador Fortuna Biato expresó su esperanza de que Bolivia encuentre una solución en su búsqueda de compatibilizar el dinamismo de la empresa privada con la estrategia estatal.