Luego de una inspección en la zona de frontera, una comisión técnica boliviano-peruana verificó alteraciones en el cauce del río Suches y acordó gestionar la declaratoria de “zona crítica de daño ambiental de prioridad binacional” del río, afectada por la actividad minera.

Un grupo técnico se encargará de diseñar, en tres meses, un estudio de una línea de base integral para la subsecuente formulación de un plan maestro para la gestión sustentable de la cuenca del Suches, refiere un comunicado de la Cancillería de Bolivia.

El ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, denunció el 23 de julio que peruanos dedicados a la extracción ilegal de oro modificaron los límites fronterizos con Bolivia al alterar el curso del río Suches. Con esa acción, explicó, ampliaron el área de explotación de oro, que mueve US$150 millones.

El trabajo de la comisión binacional también “constató que, debido a la circulación de maquinaria pesada y movimientos de tierra por actividad minera informal, el cauce del río Suches sufrió alteraciones, recomendando efectuar el replanteo de la línea de frontera entre los hitos Nº 19 y 20”.

También se determinó organizar brigadas destinadas a sensibilizar a la población minera respecto de buenas prácticas para la conservación del medio ambiente y otorgar herramientas que permitan una explotación minera ambientalmente sustentable. Los militares bolivianos sentaron presencia en la zona.