La Paz. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) descartó cualquier modificación en los contratos petroleros vigentes suscritos con empresas extranjeras. Sin embargo, mantiene la duda sobre el cambio de condiciones para los nuevos contratos de servicio debido a posibles problemas en el cofinanciamiento.

Consultado respecto a si los contratos vigentes sufrirían alguna modificación en la nueva Ley de Hidrocarburos, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, subrayó. “No, esos contratos no se tocan”. Sin embargo, el ejecutivo evitó realizar declaraciones en relación con los demás contratos que están en negociación.

Según el analista de la Fundación Jubileo Raúl Velásquez, YPFB, “si ve pertinente”, procederá a la modificación de los siete contratos de servicios que se estaría negociando con las petroleras Gazprom, Total y Pluspetrol, por problemas de financiamiento.

Operaciones. El Decreto 0676 del 20 de octubre del 2010 amplía de 33 a 56 las zonas tradicionales y no tradicionales de interés hidrocarburífero en favor de YPFB, con el objetivo de acelerar las tareas de exploración y explotación hidrocarburífera por cuenta propia o en asociación con empresas petroleras mediante contratos de servicio.

A decir de Velásquez, la primera pregunta que surge antes de entrar a los futuros contratos es si YPFB ha elaborado una estrategia financiera para hacer frente al 51% de participación en las Sociedades Anónimas Mixtas (SAM).

“Una vez que las conforme, (YPFB) va a tener que participar con 51% ó 60% (en el emprendimiento) y aportar también una inversión en esa proporción al momento de las operaciones de explotación”, dijo el especialista.

Los contratos (56) “parecen ser mucho para YPFB”, teniendo en cuenta que la perforación de un pozo tiene un valor promedio de US$40 millones y que sólo el financiamiento para el bloque Azero asciende a US$1.500 millones, suma que excede —por ejemplo— el crédito de US$700 millones otorgado a la petrolera estatal por el Banco Central de Bolivia (BCB).

El informe de Jubileo, publicado por Reporte Energía, señala que el desarrollo de las SAM para la etapa de explotación tiene un costo de US$400 millones en las áreas pequeñas; US$700 millones, en las medianas; y un promedio de US1.200 para las grandes.

El Plan de Exploración de la petrolera estatal establece que YPFB se quedará con “las mejores” áreas por el riesgo económico que implica esta actividad y perforará este año 15 pozos de exploración, pero no explica la forma en la cual se financiará el desarrollo de estos proyectos. Según fuentes oficiales, la nueva ley del sector contemplaría cuatro modalidades de contratos de operación.