La Paz. La empresa Boliviana de Aviación (BOA) celebró su segundo año de operaciones sumando a su flotilla su quinta aeronave, un Boeing 727-300.

“El recibimiento de un nuevo avión es una alegría; de acuerdo con el programa debe haber uno más este año, tendremos seis en total”, anunció el presidente del Estado, Evo Morales, a tiempo de challar la nave.

El Boeing 737-300, con matrícula Charlie Papa C-E 2554, fabricado en 1994, fue arrendado por 36 meses por un canon mensual de US$82.500.

“Nuestro gerente general tiene instrucciones precisas: cotizar para adquirir dos o cuatro aviones. No podemos seguir con aviones alquilados, aviones prestados, es importante contar con nuestras propias naves”, dijo el jefe del Estado, quien sugirió buscar la forma de ir pagando “con alquileres la compra de aviones. Hay que empezar a pensar en cómo pagar la primera cuota”.

El gerente general de BoA, Ronald Casso, informó que la estatal planea expandir sus vuelos por ejemplo a Perú.

Durante el acto, Morales destacó los resultados obtenidos por la empresa en sus dos primeros años de vida y los comparó con los del Lloyd y AeroSur.

El primer objetivo de BoA se cumplió, dijo. Existe una cobertura del 50% en el servicio interno, “nuestro desafío es que cubramos más del 50% del mercado externo”.

El ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, añadió que con la creación de BoA se pretendía democratizar el servicio y remarcó que en dos años la estatal transportó más de 1,2 millones de viajeros.