Houston. La gigante de energía BP Plc dijo que una filtración recientemente detectada cerca de su pozo averiado en la costa estadounidense del Golfo de México no estaba relacionada con el inmenso derrame de petróleo que logró frenar temporalmente.

Las acciones de BP se recuperaban después de haber retrocedido más de un 6% tras descubrirse la pérdida en el lecho marino del Golfo de México, adyacente a la fuga que originó la marea negra frente a las costas de Estados Unidos, y que habían logrado tapar el jueves.

El portavoz de BP Mark Proegler dijo a Reuters que "los científicos han concluido que la filtración ocurre en forma natural".

Inversores temían que la filtración podría sugerir que la explosión del 20 de abril que desató el derrame, causó daños en el pozo y produjo filtraciones laterales de petróleo y gas que podrían haber ocasionado una ruptura en el lecho marino.

Funcionarios están supervisando actualmente la presión en el pozo para evaluar si su estructura está en buenas condiciones. Si la perforación está intacta sería positivo cuando un pozo de alivio lo intercepte para intentar sellar la fuga, pero los daños podrían complicar los esfuerzos.

El principal supervisor de la crisis del derrame de crudo en Estados Unidos autorizó el lunes a BP para ampliar la vital prueba de presión por otras 24 horas y ésta fue otorgada después de que se descubriera que la nueva filtración no está vinculada al procedimiento.

El peor derrame de crudo en la historia estadounidense ha ocasionado un desastre económico y ambiental en cinco estados del Golfo de México, golpeó las cifras de aprobación del presidente Barack Obama, y complicó las relaciones tradicionalmente estrechas con Gran Bretaña.

La compañía dijo en un comunicado que hasta ahora había gastado unos US$3.950 millones en los esfuerzos para contener el derrame y limpiar los millones de barriles de petróleo vertidos al mar.

El accidente también ha impactado en las finanzas de BP, que inició encuestas entre los accionistas sobre una reestructuración que podría incluir la división de sus negocios, reportó el diario Sunday Times.

Los rumores de que BP vendería la mitad de sus activos en el yacimiento petrolero Prudhoe Bay, en Alaska, a la productora de hidrocarburos Apache Corp, volvieron el fin de semana, reportó CNBC. 

Contención de la fuga. Como parte de una prueba en el pozo, BP logró contener por primera vez el flujo de petróleo a 1,6 kilómetros por debajo de la superficie marina con la instalación de una cúpula de contención el jueves.

Analistas dijeron que los inversores estaban preocupados por las noticias de la filtración y la confusión sobre cuán significativa podría ser.
"Hay un poco de confusión respecto a la fuga, la gente está preocupada por eso", dijo Robert Lutts, jefe de inversiones de Cabot Money Management en Salem, Massachusetts. "Ha habido señales mixtas por los anuncios de la compañía sobre cuán significativa es la fuga", agregó.

El supervisor oficial de los trabajos de limpieza del derrame, Thad Allen, envió una carta a BP señalándole que aún había preguntas sin responder sobre un sistema de vigilancia al que se comprometió para que el gobierno le permitiera realizar las pruebas de presión.

El director de operaciones de BP, Doug Suttles, dijo que la compañía ahora esperaba mantener cerrado el pozo averiado hasta que el pozo de alivio lo intercepte y selle la fuga a mediados de agosto.

Pero Allen dijo la semana que cuando concluyan las pruebas, BP comenzaría "inmediatamente" a recolectar de nuevo el flujo de petróleo y desviarlo hacia un par de embarcaciones en la superficie. El enorme derrame se produjo tras la explosión y hundimiento en abril de la plataforma que perforaba el pozo Macondo de BP, matando a 11 personas.

BP y Libia. El derrame de petróleo seguramente ocupará un lugar primordial cuando el primer ministro británico, David Cameron, se reúna esta semana con Obama en Washington.

El papel que jugó la petrolera en la liberación el año pasado del terrorista acusado del atentado aéreo de Lockerbie en 1988 también podría ser tema de discusión.

La petrolera británica reconoció que buscó influir en el gobierno británico para que acuerde con Libia el traslado de un prisionero a fines del 2007, aunque negó cualquier vínculo en la liberación de Abdel Basset al-Megrahi.

La visita de Cameron ocurre en medio del intento de legisladores estadounidenses de establecer nuevas normas que requerirían regulaciones de seguridad más severas en las actividades de perforación costa afuera y prohibir que firmas como BP obtengan nuevos contratos de arriendo para la exploración costa afuera.