El presidente ejecutivo de BP PLC, Tony Hayward dijo este domingo que el dispositivo de contención que se está usando en su pozo en el Golfo de México está canalizando cerca de 10.000 barriles diarios a un barco en la superficie y pidió mejores estándares de seguridad para la compañía y la industria.

"En este momento es algo difícil de decir, pero esperamos que sea la mayoría, probablemente la gran mayoría del crudo", dijo Hayward en una entrevista con la BBC, refiriéndose a la cantidad de petróleo recolectado.

"Tenemos un sistema de contención más avanzado que implementaremos en el transcurso de la semana y que está listo el próximo fin de semana. Así que cuando esos dos estén en su sitio esperamos estar conteniendo la gran mayoría del crudo", agregó.

Científicos liderados por el Servicio Geológico de Estados Unidos calculó la semana pasada que se están vertiendo entre 12.000 a 19.000 barriles de crudo al día desde el pozo. El esfuerzo por contenerlos, que se inició el pasado viernes, es el más reciente en una serie de procedimientos intentados por BP.

La compañía ha sido duramente criticada en las últimas semanas a medida que el derrame afecta una área cada vez mayor de la costa estadounidense, amenazando con causar daños económicos y ambientales masivos.

Estándares. En la entrevista, Hayward también dijo que el derrame muestra que se requieren nuevos estándares de seguridad en la industria. "Es claramente inaceptable que esto haya ocurrido, así que lo que tiene que suceder de parte de la industria y por supuesto BP, es llevar a los estándares de seguridad a un nivel completamente diferente", dijo.

Hayward dijo que la industria ha estado explorando en aguas profundas por más de 20 años y no había enfrentado un incidente así antes, describiendo el derrame como "un caso entre quizás 100.000 a uno en un millón".

Siete capas de protección fallaron al momento de la explosión que causó el derrame, principalmente el mecanismo de seguridad conocido como la válvula de prevención de explosiones. "Lo que necesitamos hacer es entender eso y diseñar y hacer ingeniería a un nivel más alto, un nuevo nivel de redundancia", dijo.

Hayward dijo que BP ha incrementado "muy significativamente" a la capacidad técnica y de ingeniería de la compañía, contratando miles de ingenieros y técnicos. "Claramente estamos viendo aquí que eso no es suficiente", dijo.

El sábado, en el sitio del derrame, una flotilla de al menos 10 navíos rodeó al Discoverer Enterprise, el barco que está recolectando el crudo del pozo. Al lado del barco se podía ver una llama gigantesca, producto de los millones de metros cúbicos de gas natural que se están quemando. Franjas de crudo café rodeaban a la flota.

Intenso trabajo. El almirante de la Guardia Costera de EE.UU., Thad Allen, el encargado de supervisar la respuesta del gobierno al derrame, dijo el sábado en una rueda de prensa que los técnicos trabajan en incrementar la tasa de recolección de crudo, en una forma que evite la introducción de hidratos al dispositivo de contención.

Los hidratos, que son como cristales de hielo se forman cuando la fría agua de mar se combina con moléculas de gas natural, contribuyeron al fracaso de otro esfuerzo de contención que BP llevó a cabo el mes pasado.

El dispositivo de contención que se encuentra implementado tiene cuatro ventiladeros para prevenir la formación de hidratos, aunque estos también permiten el escape de crudo y gas natural. Los técnicos esperaban cerrar estos respiraderos el viernes para incrementar la tasa de recolección, pero Allen dijo que para el sábado seguían abiertos.

"Van a continuar abiertos hasta que puedan estabilizar la presión y la tasa de producción", dijo el almirante Allen el sábado. "Ellos están haciendo ajustes al sistema y asegurándose de no incrementar la tasa de recolección hasta que sea seguro hacerlo".