Londres. La petrolera británica BP Plc asumió un cargo de US$5.000 millones en sus resultados del segundo trimestre este martes -más que la ganancia vista usualmente en tres meses- en gran parte por una pérdida en el valor de sus activos.

El cargo fue asumido en base a la disminución del valor de las refinerías de EE.UU. que puso en venta, por activos estadounidenses de gas de esquisto que sufren ante una caída de los precios y por la suspensión de su proyecto Liberty en Alaska.

También incluye disposiciones adicionales por el derrame de petróleo ocurrido en el 2010 en el Golfo de México, que en la actualidad llegan a un total de US$38.000 millones.

Esto llevó a BP a registrar una pérdida para el trimestre de US$1.385 millones sobre una base de costo de reemplazo.

Ajustadas para considerar el cargo y otros ítemes excepcionales, las ganancias fueron de US$3.685 millones, por debajo de las expectativas de alrededor de US$4.800 millones.

Los resultados vienen en momentos en que la dirección de la empresa lucha por negociar un fin al litigio sobre el derrame y en medio de una disputa nociva con sus socios en Rusia.

La petrolera dijo que todavía ve una "gran incertidumbre" sobre las obligaciones del derrame de crudo en Estados Unidos.