Londres. BP tomó medidas adicionales para aumentar su efectivo y crédito disponible en aproximadamente US$5.000 millones más que lo previamente revelado en medio de las crecientes preocupaciones sobre la capacidad de la petrolera para enfrentar los crecientes costos del derrame de crudo en el golfo de México.

Una fuente familiarizada con la situación señaló que BP ha recaudado más de US$3.000 millones en líneas de crédito bancarias no garantizadas en la última semana y US$2.000 millones en efectivo, parte de eso luego de pedir prestado contra la participación de US$1.000 millones de BP en OAO Rosneft, la petrolera estatal rusa.

El efectivo y crédito total disponible de BP ahora supera los US$20.000 millones, por sobre los US$15.000 millones que la compañía señaló tenía a su disposición el 16 de junio.

La noticia del financiamiento adicional se produce en momentos en que la acción de BP cayó un 6,4% el viernes en Londres a su nivel más bajo en 14 años, en medio de los temores de que el costo del derrame será mayor que lo anticipado. El viernes, BP aumentó el costo de la respuesta hasta ahora a US$2.350 millones.

El nerviosismo del mercado se vio incrementado por las preocupaciones sobre una tormenta en el mar Caribe que podría dirigirse hacia el golfo, lo que podría perjudicar los esfuerzos de BP para contener el derrame.

Cae capitalización. Las acciones de BP PLC llegaron a caer un 9% el viernes en Londres, lo que hace que la disminución en la capitalización de mercado de la empresa petrolera haya disminuido en más de US$100.000 millones desde el inicio del derrame petrolero en el Golfo de México.

El descenso se produce en momentos en que un analista ha sugerido que la compañía necesita vender acciones para garantizar a sus contrapartes su salud financiera.

Las acciones de BP que se negocian en Estados Unidos cayeron más del 3% en las negociaciones tempranas, y el impacto sobre su capitalización de mercado desde el 20 de abril ascendió a alrededor de US$102.000 millones en tanto la gigante petrolera caía a un nuevo mínimo de 14 años.

Alastair Syme, analista de Nomura, dijo en un informe publicado el viernes que el financiamiento de la compañía podría verse amenazado debido a que el pozo Macondo continúa derramando petróleo. Agregó que la liquidez actual de cerca de US$15.000 millones parece ser adecuada para enfrentar los costos por adquisiciones y operaciones de limpieza asumidos, y el financiamiento progresivo de la cuenta de acumulación de US$20.000 millones.

"Sin embargo, un aumento pronunciado en las obligaciones o, alternativamente, un colapso en los precios del petróleo podrían reducir significativamente el financiamiento. Considere además que BP tiene un estimado de entre US$2.000 millones y US$2.500 millones en refinanciación de obligaciones comerciales a un año necesarias, para financiar las actividades de negociación y capital de trabajo diarios, lo que probablemente será mucho más difícil de hacer en este ambiente", señaló Syme.

La compañía indicó el viernes que los costos de limpieza por el derrame de crudo han ascendido a US$2.350 millones. Su capitalización de mercado ha descendido varias veces más de lo que se esperaba ante las expectativas de que siga aumentando el costo de las operaciones de limpieza, las posibles obligaciones legales, los efectos de una moratoria para las perforaciones en el Golfo de México y los daños a la reputación.