Houston. BP avanzó el lunes en la etapa final para el cierre definitivo del derrame de crudo en el Golfo de México e hizo un depósito inicial de US$3.000 millones a una cuenta custodia creada para financiar los costos del accidente.

El pozo de alivio que realiza BP se aproxima al momento de iniciar la operación "bottom kill" de cierre definitivo del derrame en el Golfo esta semana, a menos que el clima lo impida, dijo el lunes el funcionario estadounidense que supervisa la crisis.

El optimismo ha crecido desde que la mayor operación de limpieza ambiental en Estados Unidos nunca antes vista atravesara un hito crítico la semana pasada al lograr contener la fuga en el pozo dañado con la inyección de lodo pesado, seguido de cemento para sellarlo.

"Afortunadamente, debido al increíble trabajo de funcionarios del gobierno, ahora finalmente podemos decir que el pozo ha sido contenido y podremos sellarlo permanentemente en las próximas dos semanas", dijo el presidente estadounidense Barack Obama en Austin, Texas.

El pozo Macondo de BP, a 1,6 kilómetros de la superficie marina en el Golfo, fue tapado de manera provisoria el 15 de julio, tras dejar escapar aproximadamente 4,9 millones de barriles de petróleo al mar, contaminando marismas y afectando a la industria pesquera y turística a lo largo de varios cientos de kilómetros de la costa del Golfo.

Funcionarios dijeron que no ha vuelto a escapar petróleo desde entonces, pero un pozo de alivio es considerado como la solución permanente para sellar el pozo a 4.000 metros por debajo del lecho marino.

"Se está acercando a los últimos 30-40 pies. Esperamos que antes del fin de la semana podamos comenzar a sellar el pozo", dijo el almirante retirado de la Guardia Costera, Thad Allen, que coordina la respuesta del gobierno de Estados Unidos al derrame.

Mientras avanza la operación de ingeniería en aguas profundas, BP dijo que también busca cumplir con sus compromisos públicos de compensar a los afectados por el daño económico que causó el crudo.

BP dijo que hizo un depósito inicial de US$3.000 millones a una cuenta custodia de US$20.000 millones creada para financiar los costos del derrame.

Temores del clima. Allen dijo que las autoridades vigilan de cerca un sistema tropical que se mueve hacia el sudeste del Golfo de México y que según meteorólogos pasará en pocos días cerca del lugar del derrame de BP.

El funcionario sostuvo que dependiendo de su fuerza y dirección, ese frente climático podría afectar los tiempos de la operación "bottom kill" para sellar en forma permanente el averiado pozo Macondo.

Pronosticadores dieron a este sistema una mediana probabilidad de fortalecerse y convertirse en un ciclón tropical.

El director ejecutivo de la división de BP para la restauración de la costa estadounidense del golfo, Bob Dudley, dijo que la contribución inicial de US$3.000 millones a la cuenta custodia busca honrar el compromiso de la firma para aliviar las pérdidas económicas ocasionadas por el derrame a pescadores, operadores de turismo y propietarios de viviendas.

"Establecer el fideicomiso y hacer el depósito inicial antes de tiempo demuestran nuestra dedicación a resolver las cosas en la costa del Golfo", dijo Dudley.

BP, cuya imagen y acciones resultaron afectadas por el desastre, dijo que vendería cerca de US$30.000 millones en activos para financiar el accidente.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó la contribución inicial, al referir que concluyó las negociaciones con BP en torno al fondo.

"Hemos dejado en claro que la compañía aún necesita garantizar que todos los fondos necesarios estén disponibles si algo sucede a la subsidiaria de BP que estableció el fideicomiso y esperamos completar un arreglo de seguridad apropiado en el futuro cercano", dijo el subsecretario de Justicia Tom Perrelli en un comunicado.

Las acciones de BP inicialmente subieron cerca de un 2% en Londres, pero luego retrocedieron ligeramente para cerrar con ganancias de un 1,74%.

La gigante británica ha perdido más de un tercio de su valor de mercado desde la explosión de una plataforma que perforaba su pozo el 20 de abril, dejando 11 muertos y desatando el derrame.
Los títulos de la firma se han recuperado en las últimas semanas.

En Londres, BP dijo que el costo de lidiar con el derrame de petróleo había subido a 6.100 millones de dólares, incluyendo 319 millones en concepto de pagos de compensación a negocios e individuos afectados por el derrame.

Residentes temerosos. Con el pozo sellado, la administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está trabajando para garantizar a los residentes de la Costa del Golfo que no se reducirán las operaciones de limpieza de los restos del petróleo derramado y compensar a los afectados.

Pese al optimismo, residentes de la Costa del Golfo y propietarios de negocios desde Luisiana a Florida han reaccionado con alarma ante un reporte de científicos del Gobierno que afirman que cerca del 75% del petróleo derramado se ha evaporado, dispersado o ha sido contenido.

Residentes del Golfo dicen temer que la atención del Gobierno y los medios de prensa se desvanecerá y ellos quedarán abandonados mientras luchan para afrontar la devastación de los ingresos y el sustento producida por el desastre.

El procedimiento denominado "bottom kill" en el pozo Macondo, está previsto para el 14 o el 15 de agosto, cuando se espera que el pozo de alivio intersecte la estructura averiada. Pero la actual operación podría tomar varios días, dijeron funcionarios.