Londres / Nueva York. BP está buscando US$7.000 millones en préstamos de bancos el viernes, intentando recaudar más fondos mientras batalla por tapar su dañado pozo en el golfo de México y contener el peor vertido de petrolero en la historia de Estados Unidos.

Un banquero de alto rango con sede en Londres dijo a Reuters que la petrolera británica está pidiendo préstamos de US$1.000 millones cada uno a siete bancos. Esta semana, BP aceptó la demanda del presidente Barack Obama de crear un fondo de compensación por US$20.000 millones.

Mientras la crisis entró en su día número 60, el almirante de la Guardia Costera de Estados Unidos que lidera las acciones del gobierno frente al vertido, dijo que BP había incrementado la cantidad de petróleo que estaba capturando del pozo a 25.000 barriles el jueves. Es la mayor cantidad recolectada a la fecha por BP. El miércoles, capturó 18.600 barriles.

Tras caer un 6,8% en una semana de volatilidad, las acciones de BP que cotizan en Estados Unidos operaban casi sin variación el viernes. Los títulos de la firma han perdido un 26% en lo que va de junio en su peor mes desde el derrumbe del mercado en octubre de 1987.

Aunque poniendo la cifra en contexto, el almirante Thad Allen dijo que el pozo, que resultó dañado tras la explosión el 20 de abril de una plataforma petrolera que mató a 11 trabajadores, emanaba unos 35.000 barriles al día, y posiblemente hasta 60.000 barriles.

No habría bancos estadunidenses que estén entregando préstamos sostuvo una fuente.

El vertido, en realidad cientos de miles de pequeñas manchas de petróleo, ha afectado gran parte de la multimillonaria industria pesquera de la costa estadounidense del Golfo y provocado un gran daño ecológico en la zona a pesar del esfuerzo de un ejército de trabajadores que se mantiene en la bahía.

Los residentes de la costa del Golfo temían esta semana que las reuniones de los ejecutivos de BP con Obama y con legisladores en el Capitolio desviara la atención de la batalla diaria por limpiar un derrame que afecta su calidad de vida.

Kenneth Feinberg, el hombre elegido por Obama para supervisar el fondo de compensación, prometió durante una visita al estado de la Costa del Golfo de Misisipi el viernes que los pagos de reclamaciones se realizarían rápidamente. Feinberg, quien administró un fondo federal para víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, aseguró que los primeros pagos se entregarían entre 30 a 60 días.

Su nombramiento siguió a una serie de quejas por parte de residentes de la Costa del Golfo de que el proceso de pagos de BP ha sido demasiado burocrático y que está indemnizando con muy poco dinero.

Un banquero dijo a Reuters que BP contactó a bancos como Barclays, HSBC y Royal Bank of Scotland, como parte de sus esfuerzos por elevar su capital para el fondo de compensación. "No comentamos rumores o especulaciones", dijo un portavoz de BP al ser consultado al respecto. El posible coste de la limpieza, compensación y multas ha casi recortado a la mitad el valor de mercado de BP.

El presidente de consejo de administración de BP, Carl-Henric Svanberg, dijo a Sky News Television el viernes que la firma tenía un "sólido rendimiento subyacente, fuerte flujo de caja y fuertes operaciones".

Apartan a Hayward. El titular de la junta directiva de BP dijo el viernes que el presidente ejecutivo, Tony Hayward, estaba entregando su responsabilidad en la administración diaria del derrame petrolero en el Golfo de México. "Está entregando en estos momentos en control de las operaciones diarias a Bob Dudley", dijo Carl-Henric Svanberg en entrevista con Sky News.

BP dio señales de la decisión el 4 de junio cuando anunció que Dudley, director gerente de BP y ex jefe de la empresa conjunta de BP en Rusia, TNK-BP, encabezaría una nueva organización independiente para gestionar la respuesta a largo plazo del derrame petrolero.

"La organización estará centrada en la respuesta mientras que el resto de la compañía se centrará en implementar nuestra estrategia", dijo Hayward en ese momento. Svanberg no entregó detalles sobre el traspaso durante la entrevista y esquivó las preguntas sobre el futuro de Hayward en BP.

El titular, de nacionalidad sueca, reconoció que Hayward, desde el accidente del 20 de abril que ocasionó el derrame, formuló comentarios que causaron "malestar" público.

No fue posible contactar de inmediato a representantes de BP para obtener detalles sobre el momento exacto en que se efectuará el cambio de mando o cuándo Hayward regresará a las oficinas centrales de BP en Londres.

A pesar de los trastornos ocasionados por el derrame, Svanberg sostuvo que espera que la compañía salga de la crisis. "Deben recordar que BP es una compañía muy fuerte", dijo Svanberg. "Saldremos de todo esto".

Más criticas. Pese a que Hayward sobrevivió el jueves al interrogatorio de una comisión parlamentaria, aunque algunos inversores no quedaron muy impresionados con su presentación. Legisladores lo acusaron de ser evasivo y no hacerse responsable por el derrame.

"La declaración de Hayward no fue muy buena, pero pudo haber sido peor. Como accionista, nuestra prioridad absoluta es ver que todas las energías están siendo destinadas a tapar este maldito pozo", dijo uno de los 10 mayores inversores.

Inversores y analistas dijeron que Hayward podría salvar su puesto a pesar de los llamamientos de algunos legisladores estadounidenses a que BP "limpie la casa", aunque el presidente Carl-Henric Svanberg parece menos seguro.

Esta semana, Svanberg fue obligado a disculparse por hablar "torpezas" tras una reunión con Obama refiriéndose a los afectados por el derrame de crudo de BP como "gente pequeña".

"Desde mi perspectiva, va a ser muy, muy difícil que el presidente sobreviva. El puesto requiere de alguien que tenga algún tipo de credibilidad en la escena mundial, y el tipo actual claramente no tiene eso", agregó otro importante accionista.

Pero otros inversores dicen que cambiar la cabeza de BP ahora sería contraproducente cuando la firma está en medio de una batalla para sellar su pozo Macondo.

Con información de Dow Jones Newswires.