Houston. BP Plc aún espera realizar el martes la primera de dos operaciones para sellar permanentemente su pozo averiado en el Golfo de México, pese al aplazamiento por razones técnicas de una prueba crucial.

El optimismo por la maniobra "static kill", mediante la cual se inyectaría lodo pesado en el pozo, ayudó a que las acciones de BP y otras energéticas subieran el lunes, pese a reportes de que reguladores investigan tráfico de información privilegiada ligado a las acciones de la petrolera británica.

Pero BP dijo que una prueba planeada para el lunes antes de la operación posiblemente se realice el martes debido a que se detectó una fuga hidráulica. BP había previsto comenzar la operación "static kill" el martes y seguía cautelosamente optimista de que aún podría hacerlo.

"Se prevé que la prueba de inyeccción y posiblemente la operación 'static kill' se llevarán a cabo el martes", indicó BP en un breve comunicado divulgado el lunes a última hora, luego de que los mercados estadounidenses cerraron.

El pozo fue sellado temporalmente a mediados de julio, pero la operación "static kill", junto con la terminación de un pozo de alivio, son consideradas las soluciones permanentes al derrame, que según científicos del gobierno estadounidense ha liberado casi cinco millones de barriles de crudo desde abril.

El peor derrame de petróleo en el mar en la historia de Estados Unidos ha sido una pesadilla ambiental y económica para la costa estadounidense del Golfo de México.

Lejos del golfo, la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) está investigando si hubo tráfico de información privilegiada en relación con las acciones de BP, y si empleados de la firma se beneficiaron de manera ilegal por el derrame.

La magnitud total del desastre está surgiendo de a poco. Científicos estadounidenses revisaron el lunes las estimaciones de cuanto petróleo se ha vertido en las aguas del golfo.

El Grupo Técnico de Volumen de Flujo y un equipo de científicos del Departamento de Energía estadounidense dijeron que se han vertido 4,9 millones de barriles de crudo, e indicaron que BP había recolectado cerca de un 16% de esta cantidad, mientras que el resto fue a parar al mar.

La estimación anterior del grupo indicaba que la fuga liberaba entre 35.000 y 60.000 barriles al día.

Los inversores examinarán de cerca estas cifras debido a que los costos finales de BP pueden estar ligados a cuanto petróleo se estima que se habría vertido en el Golfo de México por el derrame.

BP ha anunciado la venta de activos por US$30.000 millones en los próximos 18 meses para ayudar a cubrir los costos ligados al derrame.

La investigación sobre uso de información privilegiada también será seguida de cerca por los inversores.

Dos fuentes familiarizadas con la investigación preliminar de la SEC dijeron que el supuesto tráfico de información habría ocurrido después de que el derrame de petróleo se inició con la explosión de una plataforma petrolera el 20 de abril, en la que murieron 11 operarios.