Londres. BP elevó su estimación del costo total del derrame de petróleo en el Golfo de México a US$40.000 millones, lo que golpeó sus resultados, aunque las ganancias subyacentes de la compañía superaron las previsiones gracias a mayores márgenes de refinación y a menores tasas impositivas.

BP, la mayor petrolera no estatal del mundo por producción, dijo que las demoras en sellar el derrame impulsaron el costo de las operaciones de limpieza y las compensaciones.

El cargo, de unos US$7.700 millones de dólares, hundió las ganancias por costo de reemplazo del tercer trimestre -que excluyen las utilidades o pérdidas por cambios en el valor de los inventarios- en un 63% a US$1.800 millones.

Excluyendo ítemes especiales, como los costos por el derrame de petróleo, la utilidad subyacente creció 18%, en comparación con el mismo período del 2009, a US$5.530 millones, con lo que superó fuertemente el promedio de los analistas de US$4.600 millones.

Los resultados y los comentarios de la empresa de que podría considerar reinstalar su dividendo en el 2011 impulsaban las acciones de BP un 1,5%.

"Creo que en el caso de BP, gran parte de la incertidumbre se despejó y la empresa está volviendo a la actividad, lenta pero segura", dijo Manoj Ladwa, operador senior de ETX Capital.

Si bien la producción de la mayoría de los rivales creció en el tercer trimestre, BP anotó una caída del 4%, a 3,76 millones de barriles equivalentes de petróleo por día, en parte debido a los problemas ocasionados por el derrame de crudo.

Las acciones de BP han caído un 34% desde antes del derrame, lo que representa una pérdida de capitalización de mercado de US$60.000 millones.