Londres. El grupo petrolero británico BP Plc elevó su dividendo este martes, confiado en que puede recuperarse de un devastador derrame de petróleo con un revigorizado negocio en Rusia y un enfoque en la exploración y producción petrolera por sobre la refinación de combustible y el gas.

BP ha caído al cuarto lugar entre las empresas internacionales de petróleo y gas después del desastre del 2010 en el pozo Macondo y en medio de incertidumbres sobre el futuro de sus operaciones rusas.

La compañía se ha despojado de grandes porciones de su negocio para recaudar dinero para pagar una compensación por el derrame, que tuvo lugar tras una explosión en la torre de perforación Deepwater Horizon que acabó con la vida de 11 personas y provocó la peor catástrofe medioambiental en la historia de Estados Unidos.

Este martes, el presidente ejecutivo, Bob Dudley, delineó la preparación de BP para una batalla en la corte con autoridades estadounidenses sobre el derrame y declaró una nueva estrategia rusa anunciada la semana pasada como "una posición realmente distintiva en una de las mayores y más importantes provincias de petróleo y gas en el mundo".

También delineó los planes para petróleo y gas de la compañía más allá del 2014 por primera vez, anticipando un futuro concentrado más en petróleo y exploración, y además elevó el dividendo de BP en un 12,5%, a 9 centavos por acción, la segunda alza desde que el derrame interrumpió pagos.

"Claramente, el directorio está dando una señal de confianza respecto al término medio", afirmó la analista del banco Société Générale Irene Himona, quien agregó que el dividendo era una "sorpresa material positiva".

BP dijo que las ganancias por costos subyacentes de reemplazo en el tercer trimestre cayeron a US$5.200 millones desde US$5.500 millones hace un año.

Una reducción de los negocios, menor producción y menores precios del crudo afectaron el resultado, pero éste fue parcialmente compensado por fuertes márgenes de refinamiento y la más alta disponibilidad de refinación de la compañía en años.

El resultado fue mayor a los cerca de US$4.100 millones esperados por los analistas, principalmente debido al resultado récord de refinación, y también superó la débil cifra del segundo trimestre de US$3.700 millones.

"Son números muy fuertes. Han capturado exitosamente los márgenes de refinación en el tercer trimestre, ciertamente dentro de Estados Unidos", comentó el analista de Bernstein Oswald Clint.

Las acciones de BP subían un 5,3%, a 447,5 peniques, en las operaciones de la mañana. Los papeles aún están un 30% por debajo de los niveles previos al 2010, mientras que el sector en general registra una desvalorización de sólo un 4% en el mismo período.

Juicio en EE.UU. BP está en conversaciones con el Departamento de Justicia y otras agencias respecto a un acuerdo final por el derrame de petróleo del 2010, pero pese a reportes durante el año de que se llegaría a un arreglo fuera de la corte, dicho acuerdo no se ha materializado.

"BP ha dicho en reiteradas oportunidades que está dispuesta a llegar a un acuerdo sobre términos razonables, pero de otro modo sigue preparándose vigorosamente para el comienzo del juicio", manifestó la compañía.

El juicio está fijado para fines de febrero del 2013.

BP ya ha gastado US$14.000 millones en operaciones de limpieza y ha pagado más de US$8.000 millones por demandas. Está ofreciendo otros US$7.800 millones a individuos y negocios afectados por el desastre, además de todos los otros costos.

La semana pasada, BP se embarcó en un plan para reestructurar sus activos en Rusia y accedió a vender su mitad de TNK-BP por US$12.400 millones en dinero más una participación del 19,75% en el grupo estatal ruso Rosneft.

BP presentará nuevos detalles sobre sus planes futuros en presentaciones a inversores el 3 de diciembre.