Houston. BP podría cerrar el lunes en forma permanente el pozo que provocó el peor derrame de petróleo en la historia de Estados Unidos, dijo la firma el miércoles, mientras crece la especulación sobre los activos que venderá para cubrir sus enormes costos.

El nuevo presidente ejecutivo de la petrolera británica, Bob Dudley, dijo que BP seguirá participando en el proceso de limpieza del Golfo de México después de que el pozo sea sellado y expresó su optimismo sobre la recuperación del medio ambiente afectado.

"Es posible que el lunes o el martes este pozo sea sellado", dijo Dudley en National Public Radio. "No hay ninguna precisión, no hay nada garantizado. Tengo la esperanza y creo que hemos visto el fin del petróleo fluyendo hacia el Golfo", agregó.

La operación "static kill", que inyectará barro y cemento en la base del pozo dañado, se ejecutará a inicios de la próxima semana, pero se espera que la solución final sea un pozo de alivio que interceptará el flujo de crudo, que ha sido frenado temporalmente hace dos semanas. El pozo de alivio estaría listo a mediados de agosto.

El gobierno estadounidense mantiene un cauto optimismo al respecto. El funcionario a cargo de supervisar la respuesta al derrame dijo que confía en que "static skill" pueda acabar con el vertido.
El almirante retirado de la Guardia Costera, Thad Allen, dijo en Nueva Orleans "estamos optimistas de que conseguiremos que esto se logre".

Investigaciones. Cien días después de que la explosión de una plataforma matara a 11 trabajadores y dañara el pozo que estaba siendo perforado para BP en el lecho marino, una serie de indagatorias criminales y civiles tratan de investigar si la petrolera y otras firmas engañaron a reguladores e inversionistas.

"Las investigaciones están avanzado (...) habrá una investigación criminal y también una civil, y eso abarca más que simplemente BP", dijo el Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, en El Cairo.
BP dijo que la Comisión de Valores de Estados Unidos y el Departamento de Justicia lanzaron una investigación sobre operaciones de mercado ligadas al derrame.

El diario The Washington Post dijo que varias agencias gubernamentales estaban preparando una investigación criminal sobre la actuación de al menos tres firmas, aunque podría pasar más de un año antes de que se presenten acusaciones formales.

BP también enfrenta numerosas demandas y reclamos por el derrame que afectó la industria pesquera y turística de la zona. La firma espera gastar US$60 millones en adelanto de pagos en agosto y ya ha desembolsado otros US$256 millones a los afectados por la fuga.

Limpieza. Aunque el flujo de crudo hacia el océano fue frenado, las operaciones de limpieza durarán meses, según expertos. Las mayores manchas de petróleo al parecer se habrían dispersado y expertos están analizando el alcance de la contaminación en el mar.

"Estamos siendo cautamente optimistas con el sellado del pozo y el hecho de que no veamos mucho petróleo en el mar", dijo el capitán de la Guardia Costera, Steven Poulin.

"Puedo decir que hay bastante agua limpia, un limitado brillo de crudo y pocas manchas de petróleo", agregó.

Un área de casi 150.000 kilómetros cuadrados en las aguas del Golfo de México fue cerrado a la pesca, y más de 950 kilómetros de borde costero en cuatro estados de Estados Unidos están afectados por el derrame, según el último reporte oficial del gobierno.

Un grupo ambiental dijo el miércoles que podrían pasar años antes de que las playas en el Golfo de México se recuperen por completo del derrame y sean declaradas libres de tóxicos contaminantes. Muchas playas han sido cerradas al público a causa de la marea negra, dijo Natural Resources Defense Council en un informe.

"No vamos a descansar hasta que nos aseguremos de que hemos limpiado todo el petróleo y restaurado el daño en el Golfo", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Bill Burton.

Si bien varias agencias estadounidenses investigan el derrame, el Congreso puso a BP en la mira en una propuesta de legislación energética que podría subir el límite actual de responsabilidad total en caso de desastre, imponer nuevas normas de seguridad y vedar a BP el acceso a nuevas concesiones de explotación petrolera mar adentro hasta un máximo de siete años.

Dudley dijo que el proyecto de ley parecía ser "a la medida para BP", y advirtió que una prohibición a uno de los mayores empleadores del país en el Golfo de México podría tener consecuencias no deseadas cuando el desempleo ya está incómodamente alto, en un 9,5%.