Buras, EE.UU. La británica BP Plc estimó que, en el peor caso, el derrame de petróleo en el Golfo de México podría ser de unos 100.000 barriles diarios, según un documento interno de la empresa publicado el lunes por un legislador demócrata de Estados Unidos.

El cálculo de 100.000 barriles (4,2 millones de galones 0 15,9 millones de litros) de crudo por día es mucho mayor que el actual estimado del gobierno estadounidense de hasta 60.000 barriles (2,5 millones de galones ó 9,5, millones de litros) diarios que podrían fluir desde el pozo submarino dañado.

Toby Odone, portavoz de BP, dijo que el documento parecía ser genuino, pero que el estimado sólo se aplicaba a una situación en que una pieza clave del equipo, el llamado sistema de prevención de explosiones, sea removido. "Ya que no hay planes de eliminar el sistema de prevención de explosiones, el número es irrelevante", dijo Odone.

La petrolera británica, que aún lucha por contener la fuga que se inició en abril y que está provocando un desastre económico y ambiental en la costa del Golfo de Estados Unidos, planea recaudar US$50.000 millones para cubrir los costos del mayor derrame en la historia de ese país, reportó el Sunday Times de Londres.

El derrame ha significado un gran golpe para las industrias de turismo y de pesca en cuatro estados del Golfo. La cantidad de petróleo filtrándose del pozo ha sido un tema de polémica en los últimos dos meses, con críticos asegurando que BP había subestimado el nivel del derrame.

El documento de BP, que no está fechado, fue dado a conocer por el representante estadounidense Ed Markey, presidente de la Subcomisión de Energía y Medioambiente de la Cámara de Representantes.

El texto parece estimar el mayor flujo posible de petróleo si fallan elementos claves del pozo. No indica que los 100.000 barriles diarios sea la proyección de BP de la cantidad real del flujo proveniente del pozo dañado en el Golfo de México.

"Desde el inicio, BP o fue mentiroso o terriblemente incompetente", dijo Markey al programa "Meet the Press" de NBC el domingo, a 62 días del derrame. "Primero dijeron que sólo eran 1.000 barriles, luego dijeron que eran 5.000 barriles", indicó.

Pero Odone respondió: "No creo que hubiera ninguna subestimación. Siempre dijimos que lidiaríamos con cualquier volumen de petróleo que se estuviera derramando y eso es exactamente lo que estamos haciendo". 

La petrolera dijo el lunes que el costo de su respuesta al derrame de crudo en el Golfo de México trepó a US$2.000 millones y que pagó US$105 millones en indemnizaciones a los afectados por el desastre.

Recaudar dinero. El diario Sunday Times, sin citar fuentes, dijo que BP esperaba recaudar US$10.000 millones por una venta de bonos, US$20.000 millones de los bancos y US$20.000 millones más por ventas de activos en los próximos dos años para cubrir los costos del derrame.

La firma anunció recientemente que suspendería los pagos de dividendos a sus accionistas y aumentaría el ritmo de venta de activos a US$10.000 millones este año para compensar los pasivos del derrame, provocado por una explosión en un puente de exploración que causó la muerte de 11 trabajadores.

BP dijo el domingo que 21.040 barriles (883.680 galones ó 3,34 millones de litros) de crudo derramado en el Golfo de México fueron recolectados por sus sistemas de desvío el sábado. Uno de los dos sistemas fue reiniciado el sábado tras 10 horas de paralización para reparar un problema técnico.

Pero pese a los esfuerzos de la firma, continúa la filtración de una gran cantidad de petróleo desde el pozo dañado a 1,6 km bajo la superficie marina.

Kenneth Feinberg, el administrador independiente designado para administrar el fondo por US$20.000 millones para compensar a las víctimas por las pérdidas financieras a causa del derrame, dijo que se aseguraría que todos los reclamos "legítimos sean pagados y pagados rápidamente".

En el programa "Meet the Press" de NBC, Feinberg rechazó la queja de un congresista republicano, Joe Barton, que dijo la semana pasada que el fondo, obtenido por la presión del gobierno estadounidense, equivalía a una "extorsión" de la administración a la firma.

"Este es un programa voluntario. Nadie está obligado a entrar a este fondo", dijo Feinberg. Pero agregó "Instaría a todos a entrar a este fondo", explicando que daría cierto alivio en semanas, mientras el proceso judicial podría tomar años.

Feinberg dijo que las víctimas no necesitaban abogados para presentar un reclamo al fondo y que conservarían el derecho a demandar posteriormente a la compañía BP.

El derrame amenaza a las economías de la costa de cuatro estados, incluido Luisiana, el más afectado. También ha dañado severamente las finanzas y la reputación del gigante energético británico BP y ha menguado la popularidad del presidente Barack Obama.

Después de ceder un 6,8% en una semana volátil presionadas por las políticas de Washington, las acciones de BP han caído 26% hasta el momento en junio, su peor mes desde la crisis del mercado en octubre de 1987.

En Panama City, un centro turístico popular en el norte de Florida, las playas de la ciudad permanecían abiertas después de que equipos de limpieza retiraron las bolas de alquitrán desde las costas, dijeron autoridades.

Aún así, el hecho es una preocupación para un estado donde la industria del turismo genera US$60.000 millones al año.