Golden Meadow. BP Plc buscaba este martes contener el daño provocado por una enorme mancha de petróleo en el Golfo de México con tecnología, soldaduras y dinero, mientras el crudo seguía fluyendo de un pozo submarino que se dañó hace casi dos semanas.

La petrolera británica, bajo presión de Washington para limitar el daño, declaró que tratará de contener el crudo que escapa del pozo con una estructura metálica similar a un embudo.

BP dijo que ha ofrecido a los estados sobre la costa del Golfo de México, cuyas costas podrían ser alcanzadas por el petróleo, millones de dólares para adelantarse con proyectos de recuperación.

El desastre ecológico y económico que se avecina ha comenzado a alimentar una oposición de alto nivel al intento del gobierno de Barack Obama de ampliar la exploración petrolera en aguas abiertas.

La Casa Blanca ha dicho que el derrame podría obligar al presidente Obama a repensar esos planes.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, retiro su apoyo a la ampliación de la perforación petrolera frente a las costas de su estado, citando el derrame del Golfo de México.

Su giro se produce después de que ha convocado a explorar en busca de crudo en las aguas frente a California para recaudar fondos para el gobierno del estado, que enfrenta un déficit presupuestario de US$20.000 millones de dólares.

La mancha de petróleo tendría una superficie estimada de al menos 208 kilómetros por 112 kilómetros, o más o menos el estado de Delaware. Amenaza al tráfico marítimo, la vida salvaje, las playas y una de las más fértiles zonas de pesca.

Panorama sombrío. "La gente está bastante devastada", dijo Bill Butler, copropietario de la marina de la ciudad de Venice (Luisiana), conocida por su pesca comercial y deportiva. "Se ve feo si lo ves en la televisión, pero hay que tener optimismo sobre el futuro", agregó.

Los esfuerzos por prevenir el avance de la marea negra sobre las costas de cuatro estados han sido dificultados durante días por mares agitados y olas de gran tamaño, pero los pronósticos indican que se avecina un clima más calmo.

BP ha estado trabajando para obturar la fuga en el pozo petrolero a casi 1.600 metros de profundidad, mientras el petróleo se escapa a un volumen estimado de 5.000 barriles diarios.

La petrolera británica dijo que espera transportar esta semana una cúpula de acero y cemento de 98 toneladas y 12 metros y equipamiento relacionado hacia el lugar de la fuga.

El artefacto está diseñado para canalizar el petróleo a través de una cañería hacia la superficie, donde puede ser recogido por una barcaza.

En teoría, el sistema podría recolectar 85% del petróleo que fluye desde el lecho marino, pero BP nunca ha instalado una estructura similar a una profundidad de 1.524 metros y no puede garantizar que el esfuerzo vaya a dar sus frutos.

Al ser consultado sobre si confía en que la maniobra tendrá éxito, el portavoz de BP John Curry dijo: "Eso es lo que esperamos. Si no es así, seguiremos intentando otras opciones hasta que algo funcione. Creo que tenemos grandes ingenieros y ellos han trabajado muy duro".

En la noche de este domingo la firma también comenzó la perforación de un nuevo pozo de alivio, diseñado para tapar el pozo que tiene la fuga. Sin embargo, esa operación demoraría entre dos o tres meses hasta completarse.