BP Plc acordó la compra de los activos de petróleo y gas de esquisto en Estados Unidos de la minera global BHP Billiton por US$10.500 millones, una expansión de su presencia en cuencas terrestres ricas en crudo en su mayor acuerdo en casi 20 años.

La adquisición marca un punto de inflexión para la petrolera británica desde el desastre de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México en el 2010, por el que BP todavía está pagando más de US$65.000 millones en multas y costos de limpieza.

"Esta es una adquisición transformacional para nuestro negocio Lower 48, un paso importante en el cumplimiento de nuestra estrategia de explotación y comercialización y una adición de categoría mundial a la cartera distintiva de BP", dijo el presidente ejecutivo de la petrolera, Bob Dudley, en un comunicado.

En una nueva señal de una mejoría en su fortuna, BP dijo que aumentará su dividendo trimestral por primera vez en casi cuatro años y anunció una recompra de acciones de US$6.000 millones, que se financiará parcialmente mediante la venta de algunos activos de explotación y comercialización.

La venta pone fin a una desastrosa inversión de siete años de BHP en el negocio del crudo de esquisto, que inversores liderados por el fondo de cobertura estadounidense Elliott Management han estado presionando en los últimos 18 meses para que abandone. BHP puso el negocio a la venta en agosto pasado.

Inversores y analistas dijeron que el precio de venta fue mejor que lo esperado y se mostraron complacidos de que BHP planeara devolver las ganancias a los accionistas.