Londres. La asediada compañía británica BP ha empezado a sondear a sus accionistas sobre una reestructuración por causa de su derrame de crudo en el Golfo de México, que podría incluir una escisión de sus negocios, reportó el Sunday Times.

El diario, citando fuentes no reveladas al interior de BP, dijo que las opciones incluían la venta de las refinerías y estaciones petroleras del grupo, disminuyendo sus operaciones en Estados Unidos e incrementando los servicios de ingeniería localmente en vez de recurrir a la tercerización.

Estas medidas se sumarán a la venta de cerca de un 10% de sus activos, incluyendo su participación en el inmenso campo Prudhoe Bay en Alaska, agregó el Sunday Times.

Un portavoz de BP no hizo declaraciones sobre la especulación.

BP, que ya ha desinvertido gran parte de sus operaciones de "downstream" (refinación, distribución y comercialización) en los últimos años, dijo en junio de este año que planeaba vender cerca de US$10.000 millones en activos para ayudar a pagar por los costos del peor derrame en la historia de Estados Unidos, pero declinó decir qué títulos estarían disponibles.

Este sábado, el grupo extendió por otras 24 horas una prueba clave de su pozo dañado en el Golfo de México que hasta ahora ha detenido la enorme filtración de petroleo, dijo un funcionario estadounidense a cargo de la supervisión de los trabajos de limpieza y contención.