Londres. BP dijo que está considerando la venta de su participación de un 50% en el tercer mayor productor de petróleo de Rusia, TNK-BP, lo que podría anunciar el final de uno de los más lucrativos, audaces y complejos emprendimientos de la petrolera británica.

La venta podría recaudar alrededor de US$30.000 millones para BP, lo que ayudaría a financiar el costo actual de la limpieza del derrame de petróleo ocurrido el 2010 en el Golfo de México, y las posibles multas relacionadas con este.

Sin embargo, también costaría dividendos anuales a BP, que llegaron a US$3.700 millones el año pasado, y alrededor de un 30% de su producción de petróleo y gas.

Analistas recibieron con beneplácito la decisión y las acciones de BP subían un 3,5% a 408,9 peniques a las 0705 GMT.

BP había dicho previamente que TNK-BP era un activo fundamental. La propuesta de venta es una admisión de que después de años de disputas con sus socios, Alfa Access Renova (AAR), el statu quo ya no era defendible.

"Hemos trabajado duro para llegar a una solución, pero no hemos sido capaces de hacerlo", dijo una fuente cercana a la situación.

BP dijo en un comunicado el viernes que había recibido "aproximaciones no solicitadas" y que notificó a AAR de su intención de buscar una posible venta.

El grupo con sede en Londres se negó a decir que partes habían hecho los acercamientos. Teniendo en cuenta el deseo del Kremlin de ejercer influencia sobre el sector petrolero, la sospecha probablemente recaerá en jugadores respaldados por el Estado como Rosneft y Gazprom.