Sao Paulo. Banco Bradesco SA incumplió este jueves las estimaciones de ganancias del primer trimestre, después de que una dura recesión y una creciente morosidad obligara al tercer prestamista más grande de Brasil a aumentar las provisiones por insolvencias e intensificar las renegociaciones con algunos prestatarios.

La ganancia neta recurrente del banco con sede en Osasco se situó en 4.113 millones de reales (US$1.170 millones) en el primer trimestre, por debajo de una estimación promedio de 4.292 millones de reales (US$1.215 millones) de analistas consultados por Thomson Reuters.

El indicador, que mide la ganancia excluyendo ítems extraordinarios, cayó un 9,8% respecto al trimestre anterior.

Las ganancias netas por intereses cayeron al ritmo trimestral más fuerte en casi siete años, mientras que las utilidades por comisiones descendieron por primera vez en un año.

En momentos en que las declaraciones de quiebra están subiendo un 150% este año y la economía brasileña se encamina a contraerse alrededor de un 4% por segundo año consecutivo, los prestamistas están renegociando cada vez más los términos de los préstamos con los prestatarios, una estrategia que analistas de Goldman Sachs Group Inc compararon con "patear una lata a corta distancia en un camino".

Actualmente está en juego la futura rentabilidad de una industria que está luchando con una mayor carga tributaria y la peor crisis de crédito en por lo menos 15 años. Según analistas de Goldman Sachs Group Inc, el rendimiento sobre el capital promedio de los bancos más grandes de Brasil podría alcanzar un mínimo en 15 años en los próximos meses.

La gerencia de Bradesco analizará los resultados trimestrales más tarde en el día a través de una conferencia telefónica.