La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, lanzó este martes el Programa de Inversión en Energía Eléctrica (PIEE), con 186.000 millones de reales (unos US$53.000 millones) en inversiones previstas para la expansión de la generación eléctrica y la transmisión en el país.

El programa incluye proyectos con el fin de asegurar más energía a Brasil, destacó el gobierno, a precios competitivos con el mercado internacional, manteniendo la matriz energética del país con fuentes predominantemente limpias y renovables.

En ceremonia realizada en el Palacio de Planalto, Rousseff admitió que las cuentas de luz aumentaron en los últimos meses a pesar de su promesa de campaña de reducir el costo para las familias.

Según la mandataria, el aumento de las tarifas fue provocado por la falta de agua en los reservatorios de las plantas hidroeléctricas, como consecuencia de la sequía que asoló al país desde mediados del año pasado.

"Aumentaron justamente porque frente a la falta de energía tuvimos que usar las termoeléctrica y por eso pagar mucho más de lo que pagamos si hubiese apenas energía eléctrica en nuestro sistema", afirmó.

En el plan lanzado hoy, el gobierno proyecta invertir, a través de licitaciones, 116.000 millones de reales (US$33.000 millones) para generación de energía y 70.000 millones de reales (US$20.000 millones) para líneas de transmisión.

Dijo también que el país está en una situación mucho mejor y que el encarecimiento de la provisión de energía "comienza a ser, progresivamente, revertido".

"El sábado pasado, el ministro (Eduardo Braga, de Minas y Energía) me informó que comenzamos a desligar las termoeléctricas. Lo que es posible gracias al aumento de las lluvias, acumulación en los reservatorios. Eso va a permitir la reducción de costo", señaló.

En el plan lanzado hoy, el gobierno proyecta invertir, a través de licitaciones, 116.000 millones de reales (US$33.000 millones) para generación de energía y 70.000 millones de reales (US$20.000 millones) para líneas de transmisión.

De los nuevos proyectos de generación a ser contratados, el PIEE prevé que sean invertidos 42.000 millones de reales hasta 2018 y 74.000 millones de reales después de 2018 con el fin de agregar al sistema eléctrico entre 25.000 MW y 31.500 MW.

La expansión de las energías renovables -excluyendo hidroeléctricas- representa casi la mitad de la potencia adicional, entre 10.000 MW y 14.000 MW.

En el área de transmisión, hasta 2018 deben ser licitados 37.600 kilometros de líneas, con inversiones 70.000 millones de reales (US$20.000 millones), de los cuales 39.000 millones de reales (11.140 millones) a ser ejecutados hasta 2018.

Durante el lanzamiento del plan fue presentada también la consolidación de las inversiones contratadas en años anteriores que tienen etapas a seguir en este cuatrienio.

En generación, entre 2015 y 2018 se adicionarán 35.022 MW, de los cuales 12.000 MW de energía eólica, solar y biomasa.

Sumando las inversiones que se ejecutarán entre 2015 y 2018, el sector eléctrico brasileño habrá materializado en el período inversiones por 195.000 millones de reales (US$55.700 millones), de los cuales 134.000 millones de reales (US$38.000 millones) en la generación y 61.000 millones de reales (US$17.400 millones) en la transmisión de energía.

El PIEE consolida la base hidrotérmica del sector eléctrico brasileño, con el aumento de presencia de gas natural, en sustitución de los combustibles más caros y más contaminantes, y con una expansión cada vez mayor de otras fuentes renovables, así como la energía hidroeléctrica.