Tegucigalpa. Luego de participar en la ceremonia de asunción del segundo mandato de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, el presidente Porfirio Lobo Sosa se reunió con la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, con quien gestionó posibilidades de financiamiento de proyectos energéticos.

El gobernante viajó el viernes a América del Sur para asistir, junto a otros líderes latinoamericanos, a la toma de posesión de la viuda de Kirchner, que gobernará nuevamente en Argentina entre 2011 y 2015.

La ceremonia se efectuó en las instalaciones del Honorable Congreso de la Nación, donde, en medio de cánticos y aplausos, la reelecta gobernante prestó su juramento de ley.

Además de Lobo Sosa, asistieron a este evento los gobernantes de Chile, Sebastián Piñera; Perú, Ollanta Humala; Uruguay, José Mujica; Paraguay, Fernando Lugo; Brasil, Dilma Rousseff, y Bolivia, Evo Morales. También asistió el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y representantes de distintos gobiernos de Europa, América y Asia.

El mandatario hondureño dijo que la democracia de los países de Latinoamérica se fortalece cada día cuando se le da la oportunidad a los pueblos de elegir libremente.

Según Casa de Gobierno, el presidente Lobo Sosa fue invitado personalmente por la presidenta de Argentina para que le acompañara en este importante acto para la vida democrática del país sudamericano.

Durante la ceremonia, Lobo Sosa aprovechó la oportunidad para dialogar con sus colegas de Bolivia, Evo Morales; Sebastián Piñera, de Chile, y Fernando Lugo, de Paraguay, con quienes intercambió experiencias e información sobre los programas sociales.

Lobo Sosa dijo que tiene previsto desarrollar algunos proyectos con la presidenta argentina que en su momento se darán a conocer, pero que sobre todo van a beneficiar a las grandes mayorías de Honduras.

Reunión con Rousseff. Después de la ceremonia de asunción, Lobo Sosa tuvo un encuentro con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, con quien dialogó sobre la puesta en marcha de un programa organizado de inversión de empresas brasileñas en Honduras, bajo un régimen especial de las zonas libres de desarrollo.

Según las pláticas preliminares, empresas brasileñas -a través de préstamos o fondos del Banco de Desarrollo de Brasil en Honduras- ejecutarán los proyectos hidroeléctricos como Jicatuyo y Los Llanitos, en Santa Bárbara.

Asimismo, se logró el financiamiento para la ejecución del proyecto de la represa San Fernando para controlar y evitar inundaciones en la zona sur del país.

Lobo Sosa y la número uno de Brasil hablaron también del proyecto carretero Canal Seco, sobre el desarrollo integral desde Amapala hasta Puerto Castilla, en Colón; energía e investigación de exploración de petróleo en las costas hondureñas y apoyo en el ámbito de seguridad y la agricultura.

Rousseff reafirmó a Lobo Sosa la enorme voluntad del gobierno de Brasil de trabajar mano a mano para lograr el desarrollo de Honduras.