Brasilia. La capacidad portuaria de Brasil aumentará significativamente en el 2011 en la medida en que avance el trabajo de dragado, lo que aliviará un cuello de botella que entorpece el comercio del gigante latinoamericano, dijo un funcionario, .

Brasil genera más de un 40% de sus ingresos por exportaciones a partir de una amplia variedad de materias primas, tanto productos agrícolas como minerales, pero sus puertos se han visto saturados con frecuencia debido a la falta de infraestructura.

Un programa estatal que comenzó en el 2007 para retirar 79 millones de toneladas de lodo del lecho de canales de acceso y atracaderos en 18 puertos a un costo de 1.600 millones de reales (US$942 millones) sería concluido en su mayor parte a mediados del 2011.

"Tendremos un 30% más de capacidad que a comienzos del programa", dijo Fabrizio Pierdomenico, secretario de planificación y desarrollo portuario y ex director del puerto de Santos.

Pierdomenico afirmó que el aumento de capacidad sería variable, dependiendo del puerto.

"En vez de trabajar con dos barcos de 60.000 toneladas, puedes usar un barco de 120.000 toneladas. Ganas en eficiencia y agregar capacidad al puerto", sostuvo, y añadió que los productores de materias primas podrían estar seguros de que se beneficiarían por recortes de costos.

"Es como si estuvieras agregando más atracaderos", graficó.

Una segunda fase del dragado, que comenzará en el 2011, extenderá la profundización a lo largo de canales secundarios que salen desde rutas de acceso principales, y ampliará los trabajos a otros puertos.

Eso costará 1.000 millones de reales y los trabajos durarán cuatro años.

Los defectos de los puertos de Brasil nunca fueron más patentes que a mediados del 2010, cuando barcos hicieron filas de espera de hasta un mes para cargar azúcar.

Los dos principales puertos de Brasil, Santos y Paranaguá, deberían completar sus trabajos de dragado a fines de junio y de diciembre del 2011, respectivamente.